Una parte sustancial de los ingresos del juego en línea en España se van a operadores de apuestas en el extranjero, ya que un tercio de los jugadores aquí prefieren utilizar sitios dot.com no regulados, según reveló un estudio.

Esta investigación estuvo basada en 1.000 entrevistas realizadas en línea a principios del 2014, poniendo de manifiesto que los jugadores de póker son los más propensos a jugar en sitios web no regulados, con un 41 por ciento de los encuestados.

Mientras que respecto a las apuestas deportivas, el 37 por ciento juega en operadores extranjeros, seguido de cerca por los de casino en línea con un 36 por ciento.

La menor actividad no regulada es el bingo en línea con el 34 por ciento de los jugadores que utilizan sitios dot.com foraneos.

Los hallazgos demuestran que una parte sustancial de los ingresos de juego online se quedan en los bolsillos de los operadores sin licencia en lugar de los aprobados por la entidad reguladora, la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ).

“Esta es la razón principal por la cual sólo un puñado de operadores están generando ganancias significativas en el mercado español, a su vez que las cifras de DGOJ revelan que en trimestres consecutivos hubo caídas del 7 y 11 por ciento en el Q2 y Q3 del 2013, respectivamente” manifestó el director de información de negocios de eGR, Ben Robinson.

Según las últimas cifras publicadas por la DGOJ, las apuestas deportivas tienen una participación total del 48,9 por ciento del mercado español, seguido del poker con el 29,1 y el bingo con 3,6.