El gobierno español de manera conjunta con autoridades de las comunidades autónomas diseñan un proyecto de ley para regular el juego y las apuestas, principalmente las que se realizan a través de Internet.

Esta iniciativa surgió después de una reunión entre la comisión sectorial del juego, con representantes de Interior, de la Secretaría de Estado de Sociedad de la Información, de la Agencia Tributaria, del Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado (ONLAE).

En la misma se abordaron temas como el “registro de prohibidos” del juego en la Red -ludópatas-, la repercusión de las nuevas tecnologías, como PDAs y teléfonos móviles, en el sector y la transposición de la directiva europea de servicios del juego.

Además en este documento se contempla consensuar entre las comunidades autónomas y el gobierno, regulaciones que permitan detener la explotación de las actividades del juego interactivo de acuerdo con la normativa europea, y habrá de asegurar su compatibilidad con las normas aplicables a ámbitos vinculados a la prestación de este tipo de servicios.