El regulador español aceptará solicitudes de licencia durante los próximos 30 días. Al menos una docena de nuevos participantes optarán a la concesión de las nuevas licencias.

El período de solicitudes permanecerá abierta durante los próximos treinta días, y los operadores ya establecidos en el mercado español que deseen ofrecer máquinas tragamonedas, apuestas de intercambio y otras opciones no implementadas todavía en el mercado español, podrán optar también a las licencias.

Los analistas estiman que el mercado español gozaría de un aumento de alrededor de una docena de nuevos participantes; la gran mayoría de los operadores que ya disfrutan de licencia, podrán solicitar permisos para operar máquinas tragamonedas dedicadas a apuestas.

Eduardo Morales-Hermo, consultor especializado en juego, dijo a eGaming Review que ?se esperan entre diez y doce solicitudes de nuevas licencias para operar, así como permisos por parte de los operadores ya licenciados de permisos relativos a máquinas tragamonedas?.

Se espera que, tanto las tragamonedas como las apuestas de intercambio, estén operativas a principios de 2015, aunque los recién llegados deberán esperar para ofrecer tragamonedas un poco más que los operadores que abrieron sus puertas en junio de 2012.

Tanto el regulador como los operadores de casino esperan que el mercado de las tragamonedas responda de forma similar a como lo hizo en Italia. En el país transalpino, las actividades dieron comienzo a finales de 2012 y experimentaron un crecimiento del 60% en 2013.

Los permisos para tragamonedas y apuestas de intercambio fueron finalmente confirmados en julio, después de un largo proceso de definición del proyecto iniciado en 2012.

La documentación legal definitiva mostró pocos cambios con los borradores iniciales, que hablaban ya de unos tipos impositivos establecidos en el 25% de los ingresos brutos obtenidos del juego. Además, reflejaban también la exigencia a los operadores de poner en práctica un proceso de estricta responsabilidad social, así como medidas de protección del jugador.

Las licencias se concederán por un período de cinco años, aunque serán renovables. Los operadores que deseen renovarla, tendrán que presentar la solicitud dentro de los cuatro meses previos a la fecha de vencimiento de su licencia.