Por segunda vez en tres años, el único equipo que se interpone entre el Atlético de Madrid y una primera Copa de Europa es el club que la ha dominado por mucho tiempo desde la capital española, el Real Madrid. Atlético se ha probado a sí mismo ser un competidor adecuado en una rivalidad que apenas cinco años atrás se había convertido lamentablemente en algo unilateral, pero ahora el premio de detener al Real Madrid en una competencia por la que Los Blancos sienten una afinidad más cercana que cualquier otro yace ante ellos atractivamente una vez más.

El premio no pudo haber estado más cerca hace dos años en Lisboa. Con un primer título de Liga en 18 años ya culminado, un doble bastante notable parecía estar liderando al escuadrón de aprendices hambrientos de Diego Simeone. Con un gol típico del Atlético hecho por el resistente defensor central Diego Godín, los hombres de Simeone dejaron al Real Madrid 1-0 durante el tercer minuto de tiempo añadido.

Luego llegó la catástrofe. Sergio Ramos encabezó el empate y el Atlético se hundió, incapaz de recuperarse de este golpe en el tiempo extra eventualmente perdió 4-1. Mientras Simeone furioso cargaba hacia la cancha contra cualquiera a su paso, Cristiano Ronaldo se quitaba su camiseta a modo de celebración. Los Galácticos habían sobrevivido un desafío todopoderoso de sus intrépidos vecinos para terminar con una pregunta de 12 años acabando con una 10ma Copa Europea sin precedentes: “La Decima”.

Fue fácil pensar que la copa sería para el Atlético. Mientras que Simeone resistía el señuelo de un alejamiento, Diego Costa, Thibaut Courtois y Filipe Luis todos se fueron al Chelsea ese verano, mientras que David Villa volvió a los Estados Unidos.

Al Atlético le tomo algún tiempo recuperarse. En la última temporada, terminaron 16 puntos atrás del Barcelona y 14 atrás del Real Madrid en La Liga. Alcanzaron los cuartos de final de la Liga de Campeones, solo para ser eliminados por el Real Madrid en un ataque de Javier “Chicharito” Hernández en el minuto 88.

Pero se han recuperado. Esta temporada son aún mejores que antes. Con los mismos puntos del Barcelona en la cima de la liga faltando aun dos encuentros, ya les han ganado a los dos mejores equipos de Europa en esta temporada – Barcelona en los cuartos de final y Bayern Múnich en la semifinal de la Liga de Campeones.

Increíblemente, de los 18 jugadores en el equipo del Atlético de Madrid en la final de la Liga de Campeones en 2014, solamente quedan cinco en el club, y eso es solo después de que Filipe Luis volviera tras una mala temporada en el Chelsea. A pesar de este enorme movimiento, permanece el mismo espíritu. Bajo Simeone, el Atlético ha perfeccionado el arte de la defensa, manteniendo a raya al famoso trío del Barcelona de Lionel Messi, Luis Suárez y Neymar y luego a un Bayern Múnich bajo el mando del entrenador que reinventó el fútbol ofensivo, Pep Guardiola.

Al hacerlo, el Atlético también acabó con el fantasma de su otra dolorosa final de la Copa Europea. Tal como en el 2014, 40 años antes, en la otra única vez que han conseguido llegar a la final, al Atlético se le negó la victoria por un gol justo antes del pitido final antes de perder duramente, esta vez en una repetición contra el Bayern Múnich.

Una ruta hacia el trofeo pasando por Barcelona, Bayern Múnich y Real Madrid no solo sería probablemente la más dura que cualquier campeón europeo tuviese que soportar sino que también sería la más dulce posible para el Atlético. Por supuesto, vencer a sus vecinos en la final solamente amplificaría el dolor.

Pero lo mismo aplica para el Real Madrid. En términos de jugadores, el Real Madrid ha cambiado menos que el Atlético desde la final hace dos años. Nueve de los 14 jugadores que salieron al campo en Lisboa aún están presentes, pero el equipo ha estado en un cambio constante fuera del campo. A diferencia del Atlético, donde Simeone encarna la identidad del club, el director del Real Madrid ha seguido siendo más intercambiable. El entrenador ganador en el 2014 Carlo Ancelotti se suprimió al año siguiente y Rafa Benítez llegó y se fue dentro de un periodo de siete meses.

En realidad aún se sabe poco acerca de las características y de la calidad como entrenador del hombre que reemplazó a Benítez, Zinedine Zidane. Zidane ha guiado al Real Madrid en una impresionante ejecución de 10 victorias en la Liga para dejarlos a solo un punto a la deriva del Barcelona y del Atlético de Madrid. Pero cuánto de esto proviene del nuevo entrenador y el hecho de que, para muchos jugadores, Zidane es una ayuda bienvenida después de la amplia y poco popular presencia de Benítez, aún está por verse.

Ciertamente, en contraste con el Atlético, la ruta del Real hacia la final de la Liga de Campeones ha sido mucho más amable. Aun así, ha sido de todo menos sencilla. En los cuartos de final tuvieron que recuperarse de una derrota 2-0 frente al Wolfsburgo que actualmente está en el 10mo lugar en la Bundesliga. En las semifinales, el Real Madrid necesitó de un gol en solitario para derrotar a un triste e insípido Manchester City.

Independientemente, eso significa que el hombre que ofreció uno de los mejores goles en una final de la Liga de Campeones vuelve al gran escenario del fútbol. Zidane consiguió un disparo memorable contra el Bayer Leverkusen en la final del 2002 en Hampdem Park para darle al Real Madrid el título. Y parece que su reconocimiento como un jugador legendario le ha ayudado a tomar decisiones de equipo que estarían más allá de cualquiera de sus predecesores.

Mientras que Ancelotti y Benítez sintieron una clara presión al alinear toda la galaxia de estrellas atacantes del Real Madrid, Zidane ha sido capaz de dejar de lado los gustos de James Rodríguez y ha traído al menos llamativo Casemiro. Esa influencia será una poderosa herramienta a su disposición mientras intenta liderar su equipo de individuos a la victoria sobre el equipo final.

Predicción: Mientras que el Real Madrid ha sido capaz de ganar victorias en sus dos encuentros en la Liga de Campeones con sus rivales locales, el Atlético no ha perdido ninguno de los seis encuentros de la Liga entre bandos desde que le puso fin a su racha de 13 años sin victorias al ganar la final de la Copa del Rey en el 2013. No es coincidencia.

La Fortaleza física, el compromiso y la unidad del Atlético son el arma perfecta para aprovechar la falta de equilibrio y la resistencia medio campista del Real Madrid. Con las estrellas individuales que tiene, el Real Madrid siempre es capaz de ganar cualquier juego. Pero si el Atlético se desempeña como lo hizo contra el Barcelona y el Bayern Múnich entonces podrían estar viendo su nombre en el trofeo por primera vez.

Puntuación prevista: Atlético de Madrid 1-0 Real Madrid

Detalles de la final de la Liga de Campeones

  • Lugar: San Siro, Milán
  • Fecha: Sábado, 28 de mayo
  • Hora: 2:45 p.m. EDT