Apostar al baloncesto es similar a hacerlo en el fútbol americano. Ambos comparten modalidades de apuestas como Point Spread o Money Line. Muchos apostantes de handicap saben que el baloncesto es más rentable que el fútbol, gracias a una temporada muy larga y al gran número de partidos que se juegan cada semana.

Se puede escoger entre partidos profesionales de la NBA o entre los cientos de partidos de la liga universitaria (NCAA). Cada año, durante el mes de marzo, la NCAA acoge el Campeonato Nacional. Este torneo, basado en el formato de series eliminatorias, es conocido como “Locura de Marzo”. Aquí van algunos consejos para apostar en el mundo del baloncesto.

Introduccion_apuestas_baloncesto

Cómo hacen dinero las casas de apuestas?

Las casas de apuestas hacen dinero garantizándose una comisión sobre las apuestas perdedoras. Ellos lo llaman Vigorish o Vig, para acortar. La forma más común es 11 a 10, lo que significa que si un jugador quiere ganar 100€, tiene que apostar 110€. Por ejemplo, si apuesta 110€ por los Giants, y estos ganan el partido, el jugador se llevará 210€. Si pierde, se queda sin sus 110 euros.

A las casas les conviene tener el mismo dinero apostado sobre ambos equipos. Si los Celtics juegan contra los Lakers y hay un apostante por cada equipo, la casa pagará al ganador 100€, pero recaudará 110€ del perdedor, lo que supone 10€ de beneficio.

A la casa no le importa el equipo que resulte ganador mientras haya una cantidad de dinero igual apostada sobre cada uno de ellos. Para alcanzar su objetivo, asigna un diferencial (point spread) para hacer atractiva la apuesta en ambos sentidos.

Point Spread (Diferencial)

Mucha gente cree que el Point Spread es el margen de victoria previsto mediante el que un equipo vencerá a otro. No es así. La línea señalada por este diferencial es la predicción de los expertos en handicap que indica el valor requerido para dividir la apuesta según las posibilidades de victoria de ambos equipos.

Esta es la razón de que dicha línea pueda cambiar y ser diferente al principio y al final del partido.

Cuando se efectúan apuestas en Point Spread, el apostante no necesita exactamente que el equipo elegido gane, simplemente necesita cubrir el diferencial en puntos. Veamos un ejemplo con un partido Miami-Chicago.

Si el apostante se inclina por Miami como favorito para ganar por 7 de diferencia, y solo lo hace por 4, entonces pierde su apuesta. Pero si apostó por Chicago, que está 10 puntos por debajo en el diferencial, y este solo pierde por 3 puntos, entonces gana la apuesta.

Money Line

Se trata de una apuesta sin diferencial o Point Spread. Se apuesta directamente al equipo ganador, por eso se la conoce también como apuesta directa. La apuesta a efectuar, por tanto, en ambos casos, también será distinta. Obviamente, si un apostante desea realizar una apuesta directa a favorito, tendrá que arriesgar más para ganar menos.

Mientras que si se decide por el equipo que tiene menos posibilidades, deberá apostar menos y tendrá la posibilidad de ganar más. Money Line se basa en apuestas de 100€. En la tabla de equipos, el favorito aparecerá con un signo -, y el candidato con un signo +. 

Por ejemplo, veamos una tabla para el partido Celtics-Hawks:

  • Boston Celtics: -220
  • Atlanta Hawks: +180

En este caso, si el jugador desea apostar por los Celtics, tendrá que pagar 220€ para ganar 100€, mientras que si se decide por los Hawks, deberá apostar 100€ para ganar 180€. En cualquiera de los dos casos, bastará con que el equipo seleccionado por el apostante gane directamente el partido.

Tipos de apuestas

Una apuesta directa es una apuesta sobre el resultado final de un partido. El apostante puede decidirse por el favorito, por el aspirante o por o/u (over/under) sobre el marcador total del partido. También es posible apostar directamente en Money Line. En cualquier de los casos, el apostante se decanta por el resultado final de un partido.

Totales o “Over/Under”

El apostante puede también apostar por o/u (“over/under”), respecto al marcador total de un partido determinado.

Se trata de realizar una apuesta sobre el marcador final, indicando si este se encontrará por encima o por debajo de un valor determinado, después de decidir el número de tantos anotado por cada equipo al final del partido. Si apuesta “under”, el apostante se decanta porque el resultado final del partido estará por debajo de dicho valor propuesto, mientras que si apuesta over, se decanta porque el resultado final será superior. Por ejemplo, se propone 225 como o/u del siguiente encuentro: Celtics 115 – Lakers 110.

El apostante gana la apuesta si se decidió por “over” y el resultado final resulta ser mayor de 225; gana también si se decidió por “under” y el resultado es inferior al propuesto. Si el resultado final es exactamente 225, entonces se declara un empate (push) y se devuelve lo apostado.

Artículo redactado por Bill Burton y traducido al español por Centroapuesta*