Las combinadas son un arte complicado pues hacen depender el acierto no de una única buena lectura de un encuentro sino de la suma de más de uno y ya sabemos que cuantos más elementos introduzcamos en la combinada más posibilidades existen de que la misma se falle.

Combinadas en futbol

Entendemos que la decisión de que todas las apuestas de la combinada vayan a un mismo mercado o se distribuyan a varios la debe marcar siempre el value que encontremos en las cuotas de los eventos.

Pero por pura lógica parece razonable diversificar los mercados, porque no deja de ser extraño encontrarnos con varios desfases de cuotas simultáneos en un mismo mercado, cuanto más si además han de serlo en una misma casa.

Esta máxima tan simple ha de aplicarse siempre por un buen apostante, no hay que apostar por sistema a un evento si en el mismo no apreciamos un valor suficiente en la cuota, hacer lo contrario nos va a llevar a realizar una apuesta mala, con independencia de que el resultado pueda ser favorable.

Además de ser selectivo con los eventos y mercados que entren en nuestra combinada hay que saber utilizar racionalmente el bank en las mismas, y hacerlo proporcionalmente al riesgo asumido con la combinada.

No deja de ser extraño encontrar gente que en la golosina del gran factor multiplicador elabora combinadas grandes en las que se juega una cantidad equivalente a la que suele ser su rango habitual de apuesta.

La cuota resultante tiene que ser el parámetro que mida el tamaño de nuestro stake, a mayor cuota menor stake, con lo que la combinada se debiera convertir en una apuesta más, simplemente.

Artículo suministrado por Artista.*