Todos pagamos impuestos todos los días de nuestras vidas, incluso es algo que sin saberlo pagamos desde que éramos niños, porque todos los productos y servicios incluyen impuestos que van destinados a otros gastos que la nación por medio del departamento de hacienda o tesoro debe cumplir.

¿Pero ahora ya siendo adultos, qué debemos hacer si percibimos ingresos extras gracias a las apuestas online?

¿Debemos incluirlos en nuestra declaración de impuestos?

Decirte sólo una opción estaría errado y seguramente afecte tu bolsillo e incluso tu situación legal. Pero acá te daremos las mejores recomendaciones que debes tener presente cuando pienses en “Apuestas en Línea y Pagar mis Impuestos”:

Verifica si el juego online y que tipo de apuestas online están permitidas en tu País.

Si vives en España, Colombia, México o Brasil, seguramente debas pagar impuestos por tus apuestas online, simplemente porque la actividad de apuestas por internet está regulada bajo Ley y por lo tanto se considera una actividad lícita.

De igual manera, los ingresos también lo son y por lo tanto debes verificar en la propia Ley si efectivamente tu país exonera o si simplemente se genera una obligación para declarar ese tipo de ingreso en los impuestos.

Pago de impuestos por concepto de apuestas deportivas online como jugador de las ganancias

 

Un dato importante es que verifiques en la legislación de tu país si solo habla de loterías, casinos o apuestas deportivas. Porque si no habla de alguna o ninguna de ellas, pues no será necesario declarar las ganancias en tus impuestos.

Te recomendamos como consejo adicional, verificar si eres afectado por apostar en casas de apuestas de otros países diferentes al tuyo o si sólo debes declarar impuestos si la casa de apuestas en línea opera desde tu país de residencia.

En el caso de países como Venezuela, donde simplemente está condenado los juegos de apuestas tradicionales pero no está regulado en ninguna forma los juegos de apuestas online, no es necesario incluir las ganancias en la declaración de impuestos, porque el gobierno no regula esa actividad.

Al no regularla, no puede verificar e intervenir sobre dicho tema.

Quizás de existir una ley que prohíba los juegos de pokero ruleta, simplemente es mejor abstenerse de jugar.

En cambio en otros países como Portugal, Reino Unido o Malta, existen incentivos fiscales donde la tributación de las ganancias están exentas. Incluso en otros países, podrías pagar hasta menos impuestos si demuestras las pérdidas por la inversión infructuosa en las apuestas online.

¿Pero tu país de origen ofrece este tipo de incentivos?

En el caso de que te encuentres en un país donde si se tribute las ganancias, no puedes incluir las pérdidas de forma que reduzca los fondos netos anuales de tu trabajo, ya que la idea no es deducir tanto el monto para no pagar impuestos, sino en realidad el sentido es ser lo más transparente y pagar lo justo.

Como la actividad de apuestas en línea es cada vez más activa y con más auge en el mundo, los entes gubernamentales encargados en busca de mejorar los ingresos en impuestos, pueden solicitar y ubicar fácilmente los movimientos destinados y recibidos con motivo de apuestas deportivas en línea o de casino online.

Si la casa de apuestas en línea tiene licencia para operar en tu país debes tomar en cuenta los siguientes puntos a la hora de declarar:

Si aún no has retirado tus fondos de la casa de apuestas online y no piensas seguir jugando con ellos, debes declararlos, incluso debes incluir los bonos ganados o recibidos de forma gratuita.

Recuerda que al momento del registro tu nombre va asociado al documento de identidad y datos bancarios relacionado con los depósitos y retiros.

Si no has declarado antes no:

En la mayoría de las legislaciones, la penalidad por la no inclusión de las ganancias está penada con multas que pueden ser verificadas en la red o en la Ley Local, que en algunos casos puede superar los 2500 dólares.

Lo importante es verificar la ley y conocer la estatus legal de la declaración de ganancias de tus apuestas online.

Es importante que tengas siempre presente que el desconocimiento de la ley no te exime de cumplirla.