Las ganancias de premios derivados de juegos de azar o de apuestas, con las excepciones de los premios de la Sociedad Estatal Loterías y Apuestas del Estado y ONCE, serán objeto de [b]retenciones de IRPF sobre las ganancias[/b] a la hora de realizar las retiradas de efectivo.

Esta retención la llevará a cabo el propio operador por lo que el jugador únicamente tendrá que reflejarlo en su declaración de la Renta.

A día de hoy, [b]no existe en España la figura de jugador profesional[/b], como sí existe, por ejemplo en Reino Unido, por lo que el régimen fiscal es igual para todos los jugadores.