Según la nueva normativa, [b]los jugadores podrán ingresar en su cuenta un máximo[/b] de 600 euros al día, 1.500 euros a la semana o 3.000 euros al mes.

El límite por apuesta lo establecerá cada operador en función de cada tipo de juego y de sus políticas de prevención de fraude y blanqueo de capitales.

[b]Cada tipo de juego autorizado tiene una regulación específica en la que se establecen los importes máximos de apuestas.[/b] Por ejemplo, en el juego de póker, en las versiones de juego no limitado, y de juego limitado al bote, el operador no podrá ofrecer mesas donde el importe de la apuesta inicial grande sea superior a 10 euros; el importe máximo con el que un jugador podrá sentarse en una mesa de cash, será el resultado de multiplicar la apuesta inicial grande de dicha mesa por 100; y el importe total máximo para el pago de derechos de participación e inscripción en torneos, no podrá ser superior a 250 euros.