Es verdad que para los americanos la NFL, la NHL o la MLB son apasionantes, pero en el resto del mundo ni el hockey, ni el fútbol americano ni el beisbol tienen ni de lejos la proyección mediática con la que cuenta la NBA.

La competición parte con un claro favorito en los Miami Heat que cuentan con una superplantilla de la que solo ha salido Mike Miller y a la que incorporan a un nº 1 del draft aún por probar como Oden y a Michael Beasley. Es mucho con lo que cuentan: el MVP Lebron, Wade, Bosh, Allen, Lewis, Battier, Chalmers, Haslem. Candidatos claros a repetir final y si el equipo carbura como se espera los grandes favoritos al campeonato.
En el Este le han surgido rivales a los Heat, en especial los dos equipos de la zona de Nueva York. Prácticamente surgidos de la nada los Brooklyn Nets que cuentan con Deron Williams, más el pack de Boston: Garnett y Pierce, Joe Johnson o Brook López, Kirilenko o Terry, equipo veterano construido para rendir desde ya. Y junto a ellos los Knicks de Carmelo Anthony, Metta World Peace, J.R. Smith, Bargnani, Stoudamire, Prigioni o Chandler, en principio mejora la compañía de Melo pero andan más justos que sus vecinos.

En el este hay pocos equipos más con aspiraciones reales. Atlanta lleva años rindiendo a muy buen nivel pero este año bajan, y por supuesto los Bulls que recuperan a su jugador franquicia y con Rose todo es posible en Chicago, y unos Indiana que intentarán mejorar su buena temporada última con George al frente. Quizás sorprenda no hablar de un clásico como Boston Celtics pero es que aparte de Rondo no les queda nada de nivel y están en año de transición/reconstrucción como otros muchos equipos.
En el Oeste el finalista del año pasado partiría como gran favorito si no fuera por la edad de su plantilla, los San Antonio Spurs cuentan con el tridente Parker-Ginobili-Duncan está entrado en años y el rendimiento de la savia nueva (Splitter, Kawhi Leonard, Green) sigue siendo una incógnita, con todo y teniendo a Popovich en el banquillo todo apunta a que estarán ahí.

Junto a los Spurs otros muchos candidatos aunque con una ausencia significativa como en el Este, allí faltan los Celtics, aquí los Lakers que inician la temporada sin Kobe, han perdido a Howard y a Metta, y cuentan como referentes a un Nash renqueante y a un Pau Gasol con ganas de reivindicarse. Si Kobe vuelve pronto podrán tener alguna opción, si no ni tan siquiera estarán en play-offs.

Candidatos claros tenemos a Oklahoma de la mano de Durant, Westbrook e Ibaka, grandes nombres a los que la historia les birló un anillo en la última temporada de Harden en el equipo y que pese a la madurez que da el tiempo transcurrido parecen un equipo inferior a aquel y demasiado dependiente de la salud de su líderes. Junto a ellos el hermano pobre de Los Angeles, los Clippers que con Griffin y Chris Paul garantiza el espectáculo, y espera el crecimiento de DeAndre Jordan como principal apuesta para seguir creciendo en el campeonato. La impresión es que el equipo ganará muchos partidos en la Liga Regular pero genera muchas más dudas de cara a los play-offs. El último de los candidatos vendría a ser Houston de la mano de Harden y con el muy mediático traspaso de Dwight Howard, habrá que ver si Supermán se reivindica porque sus años en Lakers han sido una losa.

En el Oeste no se acabarían ahí los candidatos, el Oeste es salvaje siempre y hay equipos muy peligrosos como los Grizzlies de Marc Gasol, los Timberwolves de Ricky, los Mavericks de Calderón y Nowitzki, los Warriors de Curry, en fin, cualquier equipo del Oeste puede dar la sorpresa, no para ganar la NBA pero sí para llegar muy lejos y echar a alguno de los favoritos.