España viene de tener un partido intenso ante Grecia con vaivenes múltiples y un segundo cuarto horrible pero que terminó enderezando en el momento en que fue capaz de controlar al arma griega que no es otra que Spanoulis, para al final en unos minutos muy flojos ver como los griegos acababan llevándose el encuentro.
Por su parte los finlandeses debían tener previsto estar de vacaciones en su tierra ya porque al partido ante Croacia la realidad, aunque sea duro decirlo de esta forma es que no se presentaron a ese encuentro y los croatas sin hacer nada del otro jueves les pasaron por encima de una manera escandalosa.
La verdad es que lo sorprendente es lo que han hecho hasta ahora y como lo han hecho además, variando su registro tradicional de juego alocado a muchos puntos por un juego mucho más pausado en el que han resultado beneficiados.
En el otro lado tenemos a España de la que ya hemos hablado bastante, ganarán de lo que quieran sencillamente porque no tienen un rival de nivel enfrente y además el torneo a los finlandeses se les está haciendo muy largo, demasiados partidos seguidos para jugadores sin gran experiencia en el concierto internacional, y sin un jugador que pueda parar a Marc Gasol ni a nuestra batería de exteriores. Si podía caber alguna sorpresa ello se derivaría de la relajación española, algo que no cabe pues tras los tropiezos ante Eslovenia y Grecia se encuentra con un balance de 1-2 que obliga a ganar o ganar a los finlandeses.
Las cuotas que han aparecido, hasta ahora en pocas casas, se refieren únicamente a la victoria del partido donde España es claro favorito. Después de visto lo duro que se les hizo a los finlandeses el partido ante Croacia yo creo que la apuesta a buscar debe ser el handicap negativo de los españoles, siempre y cuando el mismo no sea desmesurado, y en cuanto a las apuestas especiales buscaría una línea de puntos de Gasol para apostar al over siempre que estén en el entorno de los 15 puntos pues no tienen los finlandeses jugadores para parar al bueno de Marc.