El partido que podía haber sido fundamental para el futuro de la selección española que anda penando su irregularidad hasta el momento, se ha convertido en secundario como consecuencia de la victoria in extremis de Croacia ante Grecia que deja a los de Spanoulis fuera de los cruces de cuartos de final y clasifica a España.

Así las cosas, con los dos equipos ya clasificados el partido cambia sustancialmente pues antes la motivación era máxima en los españoles y ahora supongo que la relajación les debe venir incluso bien para desarrollar mejor su juego. ¿Qué hay entonces en disputa? Pues determinar el camino que van a tener hacia las rondas superiores, si España pierde tendría que jugar con el líder del otro grupo, Serbia, y en condiciones normales si gana debería de jugar frente al segundo, Lituania, a no ser que se de un resultado sorpresa entre Esolvenia y Finlandia que propiciara que los españoles acabasen segundos para enfrentar a Francia. Como no hay rival fácil ya a estas alturas no creo que sea una cuestión fundamental quien acabe siendo el enemigo a batir en cuartos.

Italia llega a este encuentro con los deberes hechos ya en la primera fase, si bien es verdad que en esta segunda los italianos han bajado extraordinariamente el nivel, un nivel que por cierto ha estado muy por encima de lo que todos esperábamos. Los italianos pese a bajas sensibles como las de Gallinari o Bargnani han conseguido un juego más que interesante, aunque su rotación se queda bastante limitada: Aradori, Gentile, Belinelli, Datome, Melli, Cinciarini y Cusin, estos jugadores son los que han disputado realmente los encuentros, y llegados a este momento el físico cuenta y se les ve agotados, algo que también le ha pasado a otros equipos como Finlandia y es que una rotación corta en una competición tan concentrada es un problema. Un equipo con una estructura parecida a la de España, con un buen juego exterior pero con dificultades interiores. Ahí la superioridad de Marc en kilos y centímetros es enorme y a fin de cuentas en cuanto al exterior los de Orenga son superiores por lo que si no cometen muchos errores se llevarán el encuentro, siempre que quieran, que eso es algo que en este momento ni yo tengo muy claro.

Por eso la apuesta más interesante me parece el over 144 @ 1,93 stake 5/10 aprovechando la circunstancia de que las líneas de over/under de España y en general de todo el torneo se encuentran algo bajas después de haber visto unos cuantos encuentros de anotación bajísima.