“Está claro que lo tenemos que hacer mejor. Debemos tener más opciones en ataque y mejorar en los rebotes si queremos ganar a un gran equipo como el Real Madrid”, dijo David Blatt, entrenador del Maccabi, nada más acabar el segundo partido en Madrid
Blatt y el Maccabi contarán con inestimable ayuda de una afición entregada que hace de La Mano de Elías, ahora Nokia Arena, uno de los santuarios del baloncesto más difíciles de conquistar.

Más que el 2-0 de la eliminatoria y los dos resultados (79-53 y 75-63), el aficionado madridista se queda con las sensaciones que transmitió el equipo con una gran defensa y un ataque que sin estar demasiado acertado en tiro, supo tener la paciencia necesaria para encontrar el camino al aro rival.

El Maccabi nunca dio la sensación de tener los recursos necesarios para superar al Madrid, salvo breves racha de máximo acierto en ataque, más en el plano individual que en el colectivo.

La profusión de partidos es otro de los aspectos a tener en cuenta, porque los jugadores de Laso disputarán su quinto partido en diez días, mientras que el equipo israelí está centrado en la eliminatoria y liberado de disputar partidos de Liga.
Con tres órdagos por delante, a modo de colchón, el entrenador madridista ha hecho especial hincapié a sus jugadores en que se olviden de tal circunstancia y sólo piensen en el partido de mañana, con la idea de resolver cuanto antes y poder tener un poco de descanso.

“Creo que hay que pensar sólo en el próximo partido. Plantearnos que quedan tres oportunidades no sería la manera de afrontarlo. Es claro que tenemos ventaja, pero ahora mismo lo único que me preocupa es el primer partido allí y saber que cuando antes consigamos el objetivo, mejor”, comentó el entrenador madridista.

Cansancio y pequeños golpes a un lado, Laso podrá contar con todos sus jugadores, lo que en una serie tan exigente siempre es una noticia positiva.

“Lo mejor que veo es que mi equipo está preparado. Creo que no es casualidad el trabajo que hemos hecho en los dos partidos ante el Maccabi”, sentenció Pablo Laso.