Los granadinos que aún no han terminado de arrancar y poner en marcha esas capacidades que por lo bien que se han movido en el mercado este verano podíamos presuponer. No es poca cosa lo que ha fichado el Granada y las únicas pérdidas significativas han sido Siqueira  y Mikel Rico, y en menor medida Nolito, pero se han traido a precio de ganga a Riki, Piti, Iturra, Brahimi o Recio, muy buenos jugadores, con experiencia contrastada en Primera División y que le deben dar un salto de calidad a un equipo en el que permanece gran parte de la columna vertebral del equipo de los últimos años: Roberto, Nyom, Mainz, Yebda, Brahimi, Buonannotte, El Arabi, Ighalo, en fin, un equipo para estar más arriba de lo que están ahora mismo, si bien hasta el momento son esclavos de dos situaciones concurrentes, por un lado el propio carácter timorato de Lucas Alcaraz que parece retraerse y amarrar más al equipo que lo que su talento dice que debiera hacer, y por otro lado un calendario complicado de inicio que unido a su falta de gol hace que hasta ahora el equipo no haya carburado como algunos esperábamos.

Enfrente el Athletic de Bilbao de Valverde, que en este nuevo proyecto da una vuelta de tuerca a lo que había preparado Bielsa en estos últimos años, condicionado sin duda por los movimientos en el mercado que le han ido debilitando en los últimos tiempos, en especial por la marcha de Javi Martínez el año pasado o las de Llorente o Amorebieta este año. Para compensar eso y aprovechando el dinero en su día obtenido por Javi Martínez el equipo se ha movido bien en ese reducido mercado en el que juega y se ha hecho con Beñat, que venía de ser el motor del Betis, con Mikel Rico, infatigable trabajador estos años precisamente en el Granada y Kike Sola, goleador del Osasuna. El Bilbao atesora una plantilla buena y compensada, y pese a las salidas comentadas mantiene a gran parte de su activo con Muniaín, Ander Herrera, Susaeta, Iraola, De Marcos, San José. Hasta ahora el equipo se puede decir que ha empezado bien la temporada, sin duda aliviado por el hecho de no disputar competición europea que supone una sobrecarga para el equipo, y si no que le pregunten a sus vecinos de San Sebastián en este comienzo de Liga. Una de las características del equipo es su buen rendimiento ofensivo, con mucha facilidad para llegar al área, lo que hace que prácticamente haya anotado en todos los encuentros disputados hasta ahora, y por otro lado esa tendencia ofensiva les genera dudas atrás ante una defensa aún no consolidada pero con mucha vocación ofensiva que les hace perder el sitio.

Las cuotas para el encuentro están así:

Granada: 2.90

Empate: 3.30

Athletic Bilbao: 2.70

Analizando friamente las condiciones del partido y las cuotas del mismo, y a pesar de que el Granada haya sido hasta ahora un equipo claramente under, las condiciones del equipo local, así como las del rival nos hacen pensar que la cuota más descolocada es la del over 2,5 @ 2,05 stake 5/10.