La Copa Confederaciones es una competición que todo el mundo califica como menor, sobre todo cuando no está en ella, pero cuando los equipos llegan a participar empieza a surgir en interés por ganar. Si además la disputas en casa y te vienen hablando maravillas de la actual campeona del mundo el interés por el torneo no hace otra cosa que crecer.
 
Brasil ha remodelado en parte su equipo prescindiendo de viejas glorias como Ronaldinho o Kaká pero presenta un plantel algo más que competitivo, basta con ver el equipo que jugó ante Japón el sábado: Julio Cesar; Dani Alves, Thiago Silva, David Luiz, Marcelo, Fred, Neymar, Oscar, Luiz Gustavo, Paulinho y Hulk, como para meter miedo a cualquiera, y en el banquillo tienen más balas como la de Lucas Moura o Dante o Filipe Luis.

En fin, una selección que tiene un poco de todo y que intenta recuperar de la mano de Scolari algo de ese «jogo bonito» que ha hecho que esta selección enamore en muchas ocasiones. Además para ellos es una prueba de fuego interesante y una competición a disputar y hacer pruebas dado que ellos no han tenido que jugar la fase de clasificación del Mundial.
 
Enfrente van a encontrar a México, De largo este es el grupo más complicado y ya se vió con la derrota de México ante Italia que consigue que este partido ante Brasil sea vital de cara a sus opciones de seguir adelante en el torneo porque con dos derrotas está claro que no van a pasar en ningún caso de fase.

El equipo que puso en liza México ante Italia es competitivo y tiene destellos de calidad pero ante Brasil y como visitante no parece fácil que consigan dar la sorpresa.

El equipo depende en exceso de sus jugadores «europeos» que son los más significativos del plantel, Giovani Dos Santos, Chicharito Hernández, Guardado, Héctor Moreno. Deberían tener gol los mexicanos contando con estos mimbres y sin embargo sus últimos encuentros nos dicen lo contrario, el equipo tiene muchos problemas en el medio campo, en la creación de juego y en la conducción del balón y a los delanteros no se les surte de balones con peligro habiendo encadenado una serie de resultado más que mediocres frente a rivales inferiores.

Además prescinden para esta competición de Carlos Vela lo que constituye una baja importantísima. Con Italia no dieron mala imagen pero dejar escapar ese empate les ha metido en un atolladero complicado en esta Copa Confederaciones.


Las mejores cuotas para el encuentro son las siguientes:


Brasil 1,40
Empate 5,00
México 9,20


Parecen bien medidas esas cuotas en función del estado de los equipos, el hándicap asiático está en -1,5 que siempre es una línea larga y por eso la prudencia me hace no entrar dado que México tiene que poner todo lo que pueda para al menos ofrecer una imagen digna.


En esta ocasión nos vamos a centrar en el número de goles, propugnando como apuesta el under 3 goles @ 2,00, stake 3/10. Bajamos el stake porque la pegada brasileña es conocida pero en un partido de selecciones cuatro goles que es los que debería haber para perder la apuesta son siempre muchos y México no creo que vaya a complicarnos en exceso el que la apuesta salga vista su carencia de gol en los últimos tiempos..