La relación nominal es potente y se aleja un tanto de lo que habitualmente deparan estos torneos con selecciones muy por debajo unas de otras. En esta ocasión el grupo ha quedado constituido por España, Holanda, Chile y Australia. A primera vista únicamente los australianos son un equipo de los que podíamos considerar de relleno, aunque tampoco tanto, pero los otros tres son galgos potentes. Han confluido en el grupo las dos selecciones que disputaron la final de Sudáfrica y además un equipo top en Sudamérica: Chile.

Analicemos a los equipos:

España es a ojos de todos el referente futbolístico del momento si no tenemos en cuenta al anfitrión Brasil que por otros condicionantes además del juego se convierte en el gran favorito. España es la vigente bicampeona de Europa y Campeona del Mundo, un equipo sólido que ha llevado con mano maestra Vicente Del Bosque a una madurez que le convierten en candidato a repetir un título tan complicado como este. El equipo aún no está definido en su totalidad y cuenta con el hándicap de tener a unos cuantos jugadores en un estado de forma inferior al habitual, concretamente los del Barcelona, aparte de la desaparición por unas causas u otras de referentes del equipo: Puyol, Victor Valdés, Thiago, Arbeloa y la falta de una regeneración clara del equipo aunque Del Bosque ya ha demostrado ser capaz de hacer transiciones, cosa nada fácil. Con fuerza irrumpen Diego Costa, Koke, Azpilicueta y Carvajal, el resto el bloque de siempre con los Casillas, Ramos, Piqué, Alba, Xabi, Xavi, Busquets, Iniesta, Mata, Silva, Negredo, Navas. El problema sigue siendo básicamente el gol porque la posesión difícilmente la van a perder, si Diego Costa aporta lo que se espera de él (lo que hace en el Atleti) el equipo subirá enteros, pero en cualquier caso apunta a llegar lejos en condiciones normales.

Holanda es un rival siempre correoso pero parece que ha bajado bastantes enteros en relación al equipo que fue finalista en Sudáfrica. Sus estrellas son las mismas pero ya con más años, es el caso de los Van Persie, Robben, Sneijder, van der Vaart, De Jong, y la renovación no ha llegado, en especial en la parte de atrás donde van a echar de menos la baja de Strootman. Frágiles en defensa con una línea plagada de jugadores de la Eredivise sin una gran experiencia a nivel internacional que les puede pasar factura. Al frente del equipo el incombustible Van Gaal del que ya podemos intuir su rendimiento que no variará de lo que nos tiene acostumbrados. Holanda seguramente nos hará disfrutar en sus partidos porque su equipo tendrá la tendencia a partirse con una configuración muy ofensiva en su parte delantera y una defensa que hará más concesiones de las habituales, en sus encuentros parece una buena proposición el ir apostando al over.

Chile es un amasijo de dudas como consecuencia de las lesiones que está sufriendo pero tiene una generación de mucho talento que ha conseguido experiencia competitiva al máximo nivel gracias a la diáspora producida por Europa de muchos de sus jugadores lo que la convierte en un equipo realmente temible si Sampaoli consigue conjuntarlos. Basta decir unos cuantos nombres para corroborar de lo que hablamos: Claudio Bravo, Mauricio Isla, Medel, Arturo Vidal, Gato Silva, Matías Fernández, Alexis Sánchez, Eduardo Vargas o Fabián Orellana. Para mí es un equipo muy complicado y el auténtico outsider del grupo por encima de los holandeses, y es más, se trata de un equipo con capacidad para llegar lejos en el torneo dado que tienen jugadores talentosos en la parte delantera y grandes trabajadores en la contención de las acometidas rivales. Si Chile cree debería estar por delante de Holanda o como mínimo a su altura. Ojito con ellos.

Australia es la cenicienta del grupo y ha asumido su papel hasta el punto de que el seleccionador ha dado una vuelta de tuerca a la lista previa enviada y la ha llenado de jugadores jóvenes y sin experiencia en estas lides pues son jugadores en su gran mayoría, por no decir en su totalidad, que juegan en ligas menores, principalmente en la competición doméstica australiana o en equipo de segunda fila de Europa. Difícil definir una estrella en el equipo pues realmente no la hay y su gran objetivo es tener una participación digna en la competición que para ellos es una fiesta.

Nuestro pronóstico para la clasificación definitiva del grupo sería: 1) España, 2) Chile, 3) Holanda, 4) Australia.