Los albicelestes coparon la atención del público el domingo por la tarde y con un triunfo supo adueñarse de la punta en el Grupo F. Ahora es el turno de Irán, quien no pudo sacar diferencia en su debut con Nigeria.

Si bien no fue el debut soñado para el conjunto de Alejandro Sabella, el conjunto argentino supo sacar el título de candidato en el segundo tiempo y así llevarse una victoria por 2 a 1 frente a Bosnia que complicó por demás al conjunto sudamericano.

En el comienzo del partido, el equipo liderado por Lionel Messi formó con un resistido 5-3-2 que no logró satisfacer al técnico ni a sus jugadores ya que no tuvo grandes llegadas de peligro y no era el juego que estaba acostumbrado a plantar dentro de una cancha de fútbol.

Luego de cambiar de esquema y jugar como tiene acostumbrado con tres delanteros, Argentina supo llegar con mayor frecuencia al área rival y así tras una jugada individual de su capitán llevarse un triunfo definitivo y los tres puntos.

Ya con este esquema confirmado el equipo sudamericano buscará este sábado una segunda victoria que lo deposite rápidamente en octavos de final y así poder jugar más relajados el último enfrentamiento.

Con gran parte de sus fanáticos ocupando la mayoría de los lugares posibles en el estadio, la “localia” del equipo Argentino se hizo sentir y se espera que sea aún más fuerte para los próximos encuentros.

Con sus tres delanteros firmes en ataque más la colaboración de Angel Di Maria, este parece ser un partido para brillar y anotar una buena cantidad de goles que ponga a los argentinos como serios candidatos. Sobre todo teniendo en cuenta que en las segundas presentaciones de los últimos dos mundiales supo lucirse goleando a sus rivales por 4-1 (Corea del Sur) y 6-0 (Serbia y Montenegro 2006).

Por su parte el conjunto Iraní viene de tener una floja actuación en cuanto a lo deportivo en su debut ante Nigeria, donde no se vio grandes ocasiones de gol o un juego muy definido. Sin embargo fue un resultado favorable ya que neutralizó a un equipo africano que pudo haber causado más daño de lo que finalmente sucedió.

El empate no parece ser un mal resultado para el conjunto asiático, debido a que una combinación de resultados podría dejarlo con posibilidades de clasificación para la última fecha cuando se enfrente a Bosnia.

Argentina solo recibió un gol en sus últimos 5 enfrentamientos mientras que Irán viene de acumular 4 empates y una victoria contando amistosos y el primer partido por el mundial.

Será la primera vez que ambos países se vean las caras por una Copa del Mundo, y los argentinos aparecen como claros favoritos a ganar el encuentro pagando tan solo 1.12 por una victoria, mientras que las apuestas por goles convertidos muestra una posible goleada.


Análisis suministrado por Santiago Squassi.