La selección Argentina es uno de ellos y para que esto suceda deberá enfrentar a una complicada Suiza que supo finalizar segunda en un grupo E alterando entre buenas y malas actuaciones.

El equipo sudamericano viene de quedarse con el grupo F, siendo una de las pocas selecciones que pudo lograr un puntaje ideal en los tres primeros encuentros. Los argentinos finalizaron su participación en los grupos con una buena victoria sobre Nigeria por 3-2. Con una brillante actuación de Lionel Messi, autor de dos goles, Argentina logró el triunfo y el objetivo de clasificar en primera posición y así evitar rivales de peso en los octavos de final.

Si bien fueron tres victorias consecutivas, los albicelestes no vienen demostrando todo su potencial dentro de la cancha, especialmente en lo ofensivo ya que su capitán fue el autor de cuatro de los seis goles que Argentina convirtió en la primera fase mientras que los otros dos fueron anotados por Marcos Rojo, defensor, y otro en contra en el primer duelo frente a Bosnia.

Esto puede explicar también porqué los dirigidos por Alejandro Sabella aún no pueden lograr estirar más las victorias en cuanto a goles, 2-1 contra los europeos y un cerrado 1 a 0 frente a Irán.

Sin embargo para muchos la Copa arranca en estas instancias y el equipo argentino tiene todo preparado para seguir avanzando en su sueño por consagrarse campeón ,y por sus individualidades, parece estar encaminado. Sergio Agüero sufrió una lesión y su lugar será ocupado por Ezequiel Lavezzi de buena actuación en los últimos partidos.

Argentina cuenta con un invicto de seis partidos frente a Suiza, uno por mundiales en 1966 donde lo derrotó 2-0; el resto de los encuentros fueron amistosos donde la selección ganó otros tres incluyendo el ultimo 3-1 en 2012 con tres goles de Messi.

Por su parte el equipo Suizo viene de clasificarse en el último partido frente a Honduras, donde lo superó por 3-0. Esto, más la gran victoria en el debut frente a Ecuador por 2 a 1 le dio los seis puntos necesarios para la clasificación a octavos de final, cosa que no lograba desde el 2006.

Por otro lado el equipo europeo se vio claramente superado por el único rival de peso que tuvo que enfrentar, cayendo 5 a 2 ante Francia y dejando muchas dudas en cuanto a lo defensivo cuando es atacado.

Xherdan Shaqiri
es sin duda la gran figura de este equipo suizo, con tres goles en lo que va de la copa, Argentina deberá tenerlo bajo control si es que no quiere tener problemas con la definición de zurda del goleador.


Suiza buscará meterse entre los ocho mejores por primera vez desde 1954 en su propia casa donde llegó a estas instancias.


El conjunto Albiceleste parece ser el firme candidato en las apuestas pagando 1.50 por su victoria mientras que, de darse una sorpresa, Suiza tiene una ganancia de 6.25.

Análisis suministrado por Santiago Squassi.