Sin embargo hay otro partido en juego previo a eso, un partido doloroso que nadie quiere jugar, pero al entrar en la cancha nadie lo quiere perder. Brasil y Holanda se enfrentan este sábado para terminar al menos con una victoria su participación en este mundial.

El local aun no se recupera del mazazo histórico que fue aquella derrota en semifinales por 7-1 frente a Alemania. Luego de la lesión de Neymar en los cuartos de final todo pareció hacerse cuesta arriba para Brasil, y junto con la salida de Thiago Silva por acumulación de amarillas, el equipo carioca intento salir a la cancha de la mejor manera pero recibieron un golpe aun mayor frente a los teutones.

Una ola de 4 goles en seis minutos bastaron para liquidar lo que parecía un tramite para los europeos y así humillar de manera histórica al equipo más ganador de los mundiales nada mas ni nada menos que ante su propio publico, quienes con lagrimas en sus ojos no podían creer lo que estaban observando.

Parece que se cumplió un ciclo para Luís Felipe Scolari; tres victorias, dos empates y esta catastrófica derrota hicieron que los torcedores brasileros le suelten la mano al técnico que le dio la gloria en 2002. De cualquier forma los canarios buscaran terminar de la mejor manera ante su afición y pondrá todo en la cancha incluyendo la vuelta de su marcador central luego de haber cumplido la sanción.

Brasil supo jugar tres veces este partido por el tercer puesto: con dos victorias, en 1938 frente a Sucia por 4 a 2 y en 1978 frente a Italia por 2 a 1; el otro encuentro por la medalla de bronce en un Mundial fue una derrota frente a Polonia por la mínima diferencia en 1974.

Enfrente tendrá a otro rival con historia que siempre llega a las instancias finales de estas competiciones. Holanda fue sin duda uno de los equipos que dio de hablar luego de su gran arranque frente a España derrotándolo por 5 a 1 y tras llevarse uno de los grupos más difíciles con puntaje perfecto.

Sin duda en las instancias definitorias tuvo que trabajar cada vez mas para avanzar, una victoria sobre la hora ante México y luego de ganar por penales ante Costa Rica llevo a la naranja a disputar una nueva semifinal frente a la Argentina.

En lo que fue uno de los partidos más tácticos y estratégicos de la copa ninguno pudo sacarse diferencia en los 90 minutos o el alargue y nuevamente Holanda tuvo que ir a los penales ante los sudamericanos. Sin Krul (había atajado dos penales ante Costa Rica luego de entrar en los últimos minutos) el equipo dirigido por Van Gaal no tuvo la misma suerte y cayo 4-2 desde los doce pasos luego de que el arquero argentino, Sergio Romero, contenga los penales de Vlaar y Sneijder.

Los europeos también jugaran con todos sus titulares para intentar subirse al podio. Es la segunda vez que Holanda debe disputar este partido, la anterior fue derrota por 2 a 1 frente a Croacia en 1998.

Ambos equipos se vieron las caras cuatro veces en los mundiales, dos victorias fueron para Holanda en 1974 (2 a 0) y 2010 (2 a 1); mientras que Brasil supo imponerse en 1994 por 3-2. La restante fue un empate en Francia 1998 y tras los penales el equipo sudamericano accedió a la final.

Las apuestas pagan 2.15 por una victoria carioca y 3.00 en caso de imponerse Holanda.

Análisis suministrado por Santiago Squassi.