Con una increíble clasificación de Costa Rica con seis puntos sobre seis jugados, llegamos a la última fecha con el duelo entre Italia y Uruguay como gran atracción ya que uno de los dos avanzara a la próxima instancia.

Luego de la sorpresiva caída por 3 a 1 frente al conjunto centroamericano, un panorama oscuro era el que visualizaba el conjunto uruguayo para el futuro en Brasil 2014. Demostrando un flojo nivel de juego en todas sus partes y con los rivales, a priori, más poderosos aún por jugar, Washington Tabarez buscó en el banco una solución a sus problemas.

Sin duda esta solución fue Luis Suarez, que con su salto a la cancha en el segundo encuentro ante Inglaterra logró cambiarle la cara a este equipo y así convertir los dos goles que le dieron la victoria frente a un conjunto europeo tras 44 años. El 2-1 volvió a darle esperanzas a la celeste y así dejar sin ninguna oportunidad al equipo ingles.

Siendo el máximo goleador de la historia con la camiseta uruguaya, Suarez cuenta con 41 gritos en 78 partidos con un increíble promedio de 0.53 goles por encuentro. El delantero del Liverpool será nuevamente de la partida inicial y junto a sus compañeros irán por un triunfo que los deposite nuevamente en octavos de final.

El empate favorece al conjunto italiano ya que la diferencia de gol es de 0 para los europeos y de -1 para el conjunto sudamericano.

Por su parte, el equipo de Italia también llega golpeado por los costarricenses perdiendo por un tanto contra cero dejando muchas dudas donde la diferencia pudo haber sido aun mayor.

Con un juego totalmente distinto, los azzurros supieron ganar un gran encuentro frente a Inglaterra en la primera fecha del torneo intercontinental por 2 tantos contra 1, con Marchisio y Balloteli anotando los tantos.

El equipo europeo cuenta con más de diez encuentros seguidos sin caer frente a un conjunto sudamericano por mundiales, sus únicas dos eliminaciones fueron por penales en 1994 (Brasil) y en 1990 (Argentina).

Dentro de esos diez partidos están los disputados frente a Uruguay en 1970 y 1990 con un empate en cero y una victoria por 2-0 respectivamente para los italianos.

Por la forma de juego de ambos equipos y la importancia del encuentro, seria un partido trabado y cerrado y quien gane el centro del campo puede ser quien logre sacar una diferencia en el marcador.

No solo en la cancha parece ser cerrado el encuentro ya que en las apuestas ambos equipos pagan 2.60 por la victoria y 3.30 por un posible empate.

 

Análisis suministrado por Santiago Squassi.