El Nápoles afrontaba esta semana llegando como un tiro en el inicio de la competición, liderando el Calcio, con 4 victorias consecutivas y goles a porrillo de Higuaín, convertido en el gran referente ofensivo de los napolitanos, pero precisamente en el campo menos comprometido, ante el colista Sassuolo, que no había sido capaz de puntuar en lo que iba de campeonato, del que poco sabemos pero que venía de encajar una enorme goleada, va planta cara y consigue abrir su casillero de puntos con un empate importante ante el Nápoles.

Uno puede ver en este empate un punto de inflexión, un simple fallo de concentración o la demostración de determinadas carencias del equipo italiano. Personalmente creo que el Nápoles ha configurado un muy buen equipo pero que los resultados de estas primeras jornadas se deben también a ese plus anímico que ha dado el juntar a tantos jugadores de cartel importante en Europa, que el equipo seguirá ganando encuentros y estará en la parte alta de la tabla es algo que no voy a dudar, pero que no va a ser un camino de rosas lo tengo clarísimo. Si analizamos el equipo del Nápoles hemos de partir de que tiene un gran entrenador en la persona de Benítez, un entrenador experto y con títulos a sus espaldas que siempre es un bahaje positivo, pero sus equipos nunca se han caracterizado por un estilo extremadamente ofensivo, más bien al contrario, mucha estrategia es lo que ha caracterizado su prestación. En la portería está Reina, jugador contrastado, de grupo, y quizás algo sobrevalorado, con todo es una garantía de rendimiento aunque sus mejores años ya pasaron. En defensa cuenta con nombres grandes como los de Cannavaro o Albiol, o con el joven ex-Getafe Fede Fernández, pero quizás no es una zaga muy del estilo de las de Benítez, habrá que ver como la va explotando. En el centro del campo destaca la parte ofensiva del mismo con Callejón reinventándose y recordando al jugador que deslumbraba en el Español, y en ataque la punta de lanza que enarbola Gonzalo Higuaín con una eficacia que ni de lejos tenía en el Madrid, sin duda es parte de la diferencia de tener a Cristiano al lado o no, y yo destacaría al joven Insigne como una promesa/realidad que debería darle alegrías al Nápoles. Equipo tienen pero tampoco es una cosa escandalosa.

Por su parte el Genoa es un equipo lleno de jugadores jóvenes e inexpertos que espera andar por este Calcio sin sufrir demasiado pero sin aspirar a cotas muy altas, con no descender se darían por bien contentos, viene de perder ante Udinese y ha de convertir su estadio en un fortín, cosa que hasta ahora no ha conseguido, siendo uno de sus grandes problemas la carencia de gol.

Las cuotas para el encuentro están así:

Genoa: 5.15

Empate: 3.80

Nápoles: 1.75

Vistos los resultados habidos hasta ahora en las cinco jornadas precedentes y con el fiasco que ha supuesto el último empate del Nápoles parece arriesgado confiar en ellos con una cuota tan baja por lo que nos parece que la apuesta más atinada puede ser el under 2,5 @ 2, stake 5/10, porque el Genoa tiene poco gol pero tiene que hacerse muy fuerte en su campo y eso pasa por una sólida defensa.