Las condiciones en Flushing Meadows tienden a acercarse a la media. En 2012, el torneo masculino alcanzó un 79,1% de retención de servicio, cifra que bajó al 76,4% en 2013. Mientras los números de la ATP en pista dura fluctúan justo por encima del 78%, parece claro que las condiciones del año pasado ralentizaron a la baja el promedio.

 

Este dato no debería suponer un impacto positivo o negativo sobre los jugadores y, a un mes del inicio del evento, parece poco probable que las condiciones de la pista vayan a suponer un factor significativo en las posibilidades de los jugadores.

 

Como ya se ha comentado en otras previas de anteriores torneos de Grand Slam, parece vital que los jugadores eviten llegar a cinco sets en los primeros partidos.

 

Esto se hizo evidente al ver los grandes problemas que tuvo Andy Murray -que como gran jugador que es, debería estar preparado para enfrentarse a esta clase de situaciones- en su enfrentamiento con Rafael Nadal en Roland Garros, después de jugar dos partidos a cinco sets ante Philipp Kohlschreiber y Gael Monfils, que tuvo continuidad más tarde con una exhibición muy pobre frente a Radek Stepanek en el subsiguiente torneo de Queens, evento en el que el escocés suele brillar a gran altura.

 

Al igual que sucede en la mayoría de eventos de Grand Slam, el formato a cinco sets favorece al mejor jugador, ya que deja poco lugar a las sorpresas que suelen producirse en el formato típico de ATP a tres sets. Entre los ganadores de los últimos diez años, solo Juan Martín del Potro, era sexto en el ranking, ha ganado uno de estos torneos estando situado por debajo de los tres primeros, y no ha habido un jugador clasificado por debajo de los nueve primeros, solo Andy Roddick lo consiguió en 2006, que haya llegado a la final.

 

Por lo tanto, nuestra atención debe estar puesta en los diez jugadores que conforman el top ten, y en base su historial, ya que es altamente improbable que un jugador por debajo del número diez alcance la final.

 

Dividiendo lo últimos diez años en dos grupos, 2004-2008 y 2009-2013, es interesante observar que desde 2004 a 2008, Roger Federer ganó los cinco títulos del US Open, alcanzando también la final en 2009. Sin embargo, no llegó a jugar la final en los siguientes cuatro años.

 

Cuatro jugadores diferentes han ganado el torneo desde 2009: el ya mencionado Del Potro, Rafael Nadal (dos veces), Andy Murray y Novak Djokovic. Este último ha jugado la final en las últimas cuatro ediciones y debería ser el hombre a apoyar, ya que acaba de reconquistar el número uno del ranking ATP de nuevo este año.

 

La siguiente tabla ilustra las estadísticas de los últimos doce meses en pista dura del top ten de la ATP hasta el 24 de julio de 2014, excepto por lo que respecta al lesionado Del Potro.

Jugador

Rank

Cotización actual

% Retención servicio en los últimos 12 meses

% Roturas de servicio en los últimos doce meses

% Combinado retención / rotura servicio en los últimos 12 meses

Djokovic

1

2,53

89,5

33,7

123,2

Nadal

2

4,80

89,1

31,1

120,2

Federer

3

9,60

89,1

28,2

117,3

Wawrinka

4

17,70

87,1

24,5

111,6

Berdych

5

56,60

88,3

28,8

117,1

Ferrer

6

86,91

78,4

31,1

109,5

Raonic

7

34,36

91,1

16,5

107,6

Dimitrov

9

20,21

85,6

18,5

104,1

Murray

10

6,57

83,3

32,7

116,0


La primera consecuencia inmediata que se observa al mirar la tabla del top ten y los mercados de apuestas, es que Novak Djokovic y Rafael Nadal son los dos mejores en pista dura en los últimos doce meses. Tienen un porcentaje combinado de retención / rotura de servicio por encima de 120, y eso es nivel élite en cualquier superficie.

 

Con una forma física suprema y un registro excelente contra jugadores del top ten en pista dura, 41/9 en los últimos 50 partidos), es realmente difícil ver a Djokovic en dificultades contra cualquier oponente que no esté en el nivel élite.

 

Por otra parte, merece la pena señalar que el serbio solo ha saltado a la pista peor valorado (a 2,236) que su oponente en una ocasión desde Enero de 2012: la final del US Open que perdió el año pasado ante Rafael Nadal.
Sin embargo, es obvio que existe un nivel de jugadores ligeramente por debajo de la élite, con Roger Federer, Tomas Berdych y Andy Murray a la cabeza.

 

Todos ellos cuentan con unas estadísticas combinadas de retención / rotura situadas entre 116,0 y 117,3. Con las peores estadísticas de este trío, y peor apreciado, además de las dudas persistentes acerca de su estado de forma, es muy difícil tener en cuenta a Murray en las apuestas de cara al resultado final.

 

Roger Federer podría suponer una perspectiva interesante. Está a 9,60 en la valoración de las apuestas y no hay duda de que ha subido su nivel en este 2014, después de un comportamiento decepcionante en 2013, año en el que obtuvo unos resultados en pista dura del 86% en retención de servicio y 25% en roturas, cifras que ha incrementado hasta el 89,9% y el 29,9% respectivamente en lo que llevamos de año. Además, en 2014 ha ganado del 86% de partidos disputados en pista dura, frente a un decepcionante 74% del año pasado.

 

Dicho esto, otro hecho noticiable son las estadísticas de Tomas Berdych en pista dura, muy próximas a las de Federer, a pesar de estar mucho peor valorado que el suizo. La primera razón la tenemos en el pobre registro del checo frente a jugadores top ten, 16/34 en sus últimos 50 partidos, y en segundo lugar, es necesario hacer notar que cuando sale como aspirante frente a jugadores top ten, ese registro baja hasta 8/28.

 

Como siempre hacemos, vale la pena volver a señalar que apostar en torneos ATP de Grand Slam supone un reto diferente que el hecho de  hacerlo en torneos a tres sets. Será vital para los apostantes hacer sus pesquisas y los ajustes necesarios en sus hábitos de apuesta si quieren obtener algún beneficio del US Open 2014.

 

Artículo redactado en Pinnaclesport y traducido por Centroapuesta