Podríamos pensar que esta edición del grande estadounidense está más abierta que nunca, si nos atenemos a los altibajos que ha experimentado Serena este año tras su dolorosa y pronta derrota en Wimbledon, pero los resultados de la menor de las Williams en la gira estadounidense han mejorado mucho su perfil de cara a este Grand Slam; recordemos que viene de jugar semifinales en Montreal y de ganar Cincinnati, y además jugó final en Stanford antes que eso.

 

De modo que en la casa de apuestas deportivas Bet365 Serena es la máxima favorita, si nos atenemos a las cuotas que hay ahora para el mercado “Ganadora final” (ganador y colocado 1/2 1-2). En este momento, las cuotas a favor de las máximas favoritas son las siguientes: 2,50 Serena Williams; 7,00 Maria Sharapova; 9,00 Simona Halep; Petra Kvitova 10,00; Agnieszka Radwanska 19,00; Eugenie Bouchard 19,00.

 

La presión para Serena es mucha, ya que defiende el título conseguido el año pasado, y también su condición de número uno, aunque quizá esto último no le preocupe demasiado. En su parte del cuadro podría cruzarse en cuartos con Carla Suárez o con Ana Ivanovic, si todo sigue según los pronósticos, y las posibilidades de sorpresa por parte de estas rivales dependerá más bien de cómo esté jugando ella, Serena. Ojo en cualquier caso a su debut, ante la siempre imprevisible Taylor Townsend.

 

En otra parte del cuadro vemos a un buen puñado de jugadoras que pueden crecerse conforme avancen las rondas. Por este segundo sector tenemos a Eugenie Bouchard (que pese a estar muy arriba en las apuestas ha bajado bastante su rendimiento en los últimos torneos) y a una crecida Petra Kvitova, que viene con un título reciente en el bolsillo. También anda por ahí una casi recuperada Victoria Azarenka, que todavía necesita volver a jugar muchos partidos para meter miedo.

 

Agnieszka Radwanska no suele aparecer con cuotas bajas en los pronósticos de los torneos grandes; y es que a pesar de ser una de las mejores del mundo en las grandes citas siempre le falta un plus de consistencia. De momento, la polaca ha debutado con rotundo éxito ante Sharon Fichman, y será la jugadora que hay que seguir en un sector en el que también pululan nombres como los de Jelena Jankovic, Angelique Kerber o Sloane Stephens.

 

Por último, tenemos otro sector en donde la cabeza más visible es la segunda favorita del torneo, Simona Halep, sin olvidarnos de Maria Sharapova, que derrotó a Kirilenko en su debut, ni de Caroline Wozniacki.

 

Sobre las posibilidades del tenis español femenino no son buenas noticias las que podemos anticipar, porque en primera ronda ya han caído Tita Torró, Silvia Soler y de manera sorpresiva también Garbiñe Muguruza. Las máximas esperanzas quedan depositadas, por tanto, en Carla Suárez, que ha seguido una trayectoria muy sólida hasta llegar a este US Open 2014 y podría darnos alguna que otra alegre sorpresa. Todo está por ver, en cualquier caso.