Órgano de control multa a casa de apuestas en línea por no proteger a sus jugadores compulsivos, cuya suma pasó los £1.3 millones.

Penalización a 888 por no controlar a sus apostadores

La marca de apuestas en línea 888 fue penalizada con una suma récord de £7.8 millones a causa de increíbles fallas, luego de que más de 7.000 personas que se habían bloqueado voluntariamente de las apuestas seguían con capacidad de acceder a sus cuentas.

Un cliente fue capaz de hacer 850.000 apuestas de £7.8 millones en un año, usando dinero robado de su jefe, lo cual causó que la empresa líder de caridad relacionadas con el juego en el Reino Unido, al igual que el partido Laborista, hicieran llamadas para tomar manos a la obra en el asunto de los problemas de apostadores compulsivos.

La semana siguiente surgió el dato de que más de 2 millones de personas en el Reino Unido están en riesgo de adicción a las apuestas, con un regulador de la Comisión del Juego encontrando serias fallas en el sistema de 888 que evita proteger a sus clientes de estos daños.

Una falla técnica en el sistema de la compañía significó que los usuarios que se habían registrado para excluirse voluntariamente fueron capaces de depositar £3.5 millones en sus cuentas, apostando casi £51 millones en depósitos y ganancias recicladas.

Jugadores compulsivos hacían hasta 90 apuestas al día, incluyendo a mitad de la noche

La opción de excluirse voluntariamente es un sistema para que aquellos que deseen dejar el juego puedan evitar caer en la tentación.

La compañía, la cual se encuentra en Gibraltar pero está registrada en Londres, falló en detectar los síntomas visibles de adicción al juego que proyectaba un cliente que optó por una conducta delictiva para obtener fondos para su adicción, comentó el regulador.

El usuario apostó más de £1.3 millones, incluyendo £55.000 robados a su jefe, durante un período de 13 meses en los cuales apostaba 4 horas al día, alrededor de 850.000 apuestas, con un promedio de 2.150 cada día.

Luego fue sentenciado a 16 meses en prisión por robo y contaduría falsa.

Tom Watson, segundo líder del partido Laborista, comentó: “Este indignante caso es una evidencia más en contra de una industria que necesita actuar en pro a la protección de sus clientes vulnerables.

Con 430.000 jugadores compulsivos en el Reino Unido y más de 2 millones en riesgo de caer en la adicción, el sector debe tomar responsabilidad y ayudar a esta personas para que apuesten más de lo que pueden costear.