La actual crisis financiera mundial, ha impulsado a las personas a buscar el denominado “Dinero fácil”, aquel que se puede obtener por vías rápidas, y las apuestas deportivas se han convertido en ese oasis que muchos andan buscando.

Windsor Holden uno de los principales analistas de Juniper Rechearch, empresa líder en análisis del mercado tecnológico en el mundo, vaticina que para el 2009 uno de los sectores que más crecerán será el de las apuestas deportivas a través de la telefonía móvil.

Según este estudio dirigido por el mismo, las apuestas a través de este dispositivo se incrementarán el próximo año, hasta situarse en un gasto cercano a los 3.600 millones de dólares.

«El juego es una industria a prueba de crisis porque pese a que algunos usuarios vean sus gastos reducidos por un menor nivel económico, el ansia por jugar siempre está ahí», expresó Windsor Holden
Asimismo explica que la telefonía móvil es consideraba como una forma interesante y agradable de hacer una apuesta.

Al final de su informe, Holden destaca lo imperativo que es regular esta manera de apostar, con el fin de proteger tanto a los consumidores como a los proveedores de redes.