El proveedor internacional de servicios de lotería y apuestas deportivas, Intralot, podría convertirse el primer operador extranjero en optar por una licencia en Francia, ante la eventual liberación del sector de juegos de azar que se está llevando a cabo en ese país.
Basada en la nueva regulación que entrará en vigor el próximo primero de enero del 2010, las casas estarán sujetas a un impuesto del 7,5 por ciento de los ingresos sobre los deportes y las apuestas hípicas, con licencias válidas por un período de cinco años.

“Para Intralot, la liberalización del mercado de apuestas en línea en Europa es una gran oportunidad ya que nuestra compañía tiene la estructura, conocimientos técnicos y la presencia necesaria para aprovecharla», expresó Constantinos Antonopoulos, presidente de Intralot.

Otra nación que Intralot vigila de cerca es Australia, ya que las autoridades de esta nación podrían seguir los mismos pasos de sus homólogos franceses.