Las autoridades italianas han introducido una serie de puntos en el proyecto de ley comunitaria sobre el juego en Internet, que buscaría endurecer las normas existentes para casinos y casas de apuestas que operan a través de la red, incluyendo el posible encarcelamiento de los usuarios que utilicen estos servicios de manera ilegal.

Según reseña la prensa de ese país, solamente se podrá acceder a dichas páginas, vía del portal de Monopolios del Estado, y en una primera instancia las autoridades gubernamentales sólo permitirá 200 concesiones.

Los que intenten gestionar este tipo de negocio sin concesión, podría enfrentar una pena de seis meses a tres años de cárcel. Mientras que los usuarios podrían verse obligado a pagar multas desde 2 mil euros, y hasta tres meses de arresto.

Además, será obligatorio que los internautas tenga a la mano la denominada “cuenta de juego”, donde se deberá introducir la unidad monetaria que quieran jugar, ganando o perdiendo a través de la misma. En caso de que no sea utilizada durante un período de tres años, el contenido de esta cuenta pasará al Erario público.