El Ministerio de Hacienda de España ha instruido a la Agencia Tributaria, iniciar una investigación sobre el posible caso de fraude fiscal que, según las estimaciones preliminares, podría alcanzar los 500 millones de euros y superar los 1.000 millones en 2010.
“Se está trabajando conjuntamente con la Fiscalía Anticorrupción para estudiar la situación jurídica de estas compañías», confirmó un portavoz de la Agencia Tributaria.

La denuncias fueron hechas por empresas vinculadas al juego tradicional, agrupadas en Femara, la Federación Nacional de Operadores de Máquinas Recreativas y de Azar.

El negocio de las apuestas sigue en un gran momento en España, ya que según datos ofrecidos por diferentes consultoras, en los últimos años se ha disparado el número de operadores online, que tienen sus oficinas y servidores en paraísos fiscales como Gibraltar, las Antillas Holandesas, Barbados o Antigua.

Inclusive estos se han convertido en importantes patrocinadores de equipos de fútbol de la primera división.