Justicia se ha comprometido hoy a abordar la regulación de los juegos de apuestas a través de Internet -en el que existe un vacío legal-, tras una reunión entre el ministro Mariano Fernández Bermejo y el presidente de la ONCE, Miguel Carballeda.
Según han informado a EFE fuentes de laONCE, Carballeda ha insistido en la necesidad de regular los juegos de azar ilegales -rifas y venta en la calle por parte de algunas asociaciones- así como los ‘alegales’, los que se juegan en Internet.

En 2007, los primeros supusieron una cuantía de 150 millones de euros y los segundos alrededor de 700 millones de euros, según las mismas fuentes.

Carballeda ha recordado a Fernández Bermejo el mandato del Senado para que el Gobierno elaborase una regulación de los servicios con apuestas prestados por medios electrónicos y, en particular, a través de Internet, de acuerdo con el derecho comunitario.

Según las fuentes de la ONCE, el negocio de las apuestas mediante medios electrónicos no revierte en la riqueza del país, dado que ni pagan impuestos -todas estas empresas radican en el exterior- ni tampoco cotizan por sus trabajadores.

En el transcurso de la reunión, el ministro y los representantes de la ONCE también trataron temas relativos a la legislación sobre asuntos de discapacidad e incapacitación, incluida en la Convención de la ONU sobre los derechos de las personas con discapacidad.