En un caso que podría cambiar el futuro de las apuestas de carreras de caballos y la financiación de las mismas en Australia, se puso en marcha en el día de hoy en el Tribunal Federal de Australia en Sydney.
Betfair Australia ha expedido un procedimiento en el estado más poblado de Australia, Nueva Gales del Sur (NSW), en contra de dos órganos de carreras Hípicas de dicha localidad.

Según la parte demandante, la taza del 1,5 por ciento de impuesto a los operadores de apuestas que deseen cubrir las carreras en el estado, que incluye la ciudad de Sydney, no permite la libre competencia.

Autoridades de la empresa Tasmania, subsidiaría de Betfair, argumentan que debido al cambio de legislación del estado, alrededor del 60 por ciento de sus ingresos brutos percibidos, se podrían ir tan sólo en impuestos, sumado al 10 por ciento de la ficha, lo cual hace prácticamente imposible competir.

Este no es el primer desafío legal que ha llevado a cabo Betfair en Australia, ya que en el 2008 demandó a Australia Occidental, por prohibir a sus residentes realizar intercambios de apuestas.