Nueva York. El ex árbitro de la NBA, Tim Donaghy, fue sentenciado hoy a 15 meses de prisión por haber realizado apuestas ilegales, una pena menor de la mitad de la máxima que podría haber recibido.
La juez federal del distrito de Brooklyn, Carol Amon, fue la que estableció la sentencia sin tener en cuenta la petición del abogado de Donaghy, John Lauro, de libertad condicional, por considerar que su cliente era un jugador patológico.

Donaghy, de 41 años, también tendrá que permanecer durante tres años bajo supervisión legal.

La juez dijo que la reducción de la sentencia se debió a la cooperación que Donaghy tuvo con los investigadores, pero también reiteró que su comportamiento había sido una mancha para el deporte profesional.

Las acciones de Donaghy, que también implicó a otros árbitros dentro de la NBA, generaron el mayor escándalo de apuestas que deslució la imagen de la liga y levantó dudas sobre la integridad de su arbitraje.

La sentencia, de momento, cierra un capítulo que acaparó la atención la temporada pasada de la NBA y que el comisionado, David Stern, calificó como un caso «aislado», después de negar las acusaciones de Donaghy de que él no era el único árbitro corrupto.

Donaghy se disculpó ante el tribunal, aunque cuando escuchó la sentencia no mostró ningún tipo de emoción.

«Fue una vergüenza para mí y mi familia», dijo Donaghy, que se declaró culpable en agosto del año pasado de conspirar para cometer fraude y transmitir información sobre apuestas, y de aceptar sobornos de un jugador de apuestas profesional a cambio de información privilegiada de los partidos.

Por su parte, tanto Stern como los árbitros de la liga dijeron que la sentencia era poco severa con la gravedad de los actos que cometió Donaghy.

«Anticipamos que el juez iba a tomar esa decisión, que junto con los cambios que hemos hecho en nuestras operaciones del arbitraje nos va a permitir mejor todo lo relacionado con las reglas que buscan cero tolerancia en el apartado de las apuestas», señaló Stern en un comunicado.

La NBA introdujo importantes cambios en el programa de los árbitros, que ahora es supervisado por el ex General del Ejército Ron Johnson, que tiene el cargo de vicepresidente de operaciones de los árbitros.

Johnson también trabajó en coordinación con Bernie Fryer y Joe Borgia, que fueron promocionados a nuevos cargos en la dirección del arbitraje de la NBA, que durante los últimos tres años dirigió Ronnie Nunn.

Stern también dijo que no sentía ningún tipo de satisfacción por la sentencia de cárcel, especialmente pensando en los efectos que iba a tener para los hijos de Donaghy y su madre, pero estaba convencido de que el proceso iba a servir de un nuevo comienzo para todos.

El comisionado de la NBA también prometió que la liga dará a conocer su propio informe de todo lo sucedido con el escándalo de Donaghy, pero no ofreció una fecha para hacerlo público.

El portavoz del Sindicato de Árbitros de la NBA, Lamell McMorris, dijo que la sentencia nunca podrá reparar el daño causado por las acciones criminales, pero estaban satisfechos de que se había llegado a un final.

«Tim actuó de una manera personal e imperdonable porque comprometió para siempre la manera como las personas va a ver la labor de los árbitros, sin embargo, los árbitros de la NBA van a seguir elevando su nivel de profesionalidad e integridad», destacó McMorris.

La pasada semana dos ex compañeros de clase de Donaghy también fueron condenados a penas de cárcel.

James Batista, un profesional de las apuestas, fue sentenciado en Nueva York a 15 meses de prisión por hacer apuestas después de recibir informes confidenciales.

Mientras que Thomas Martino tendrá que pasar un año en la cárcel por haber pagado a Donaghy miles de dólares en compensación por la información que recibía del ex árbitro.

La juez Amon también estableció que los condenados tendrían que restituir a la NBA 217.266 dólares, una cantidad muy inferior al 1,4 millón de dólares que había solicitado la liga y que le pedían a Donaghy, en concepto de salarios y otras bonificaciones del último año que estuvo como árbitro en activo. (Efe)