EFE- El conocido portal de Internet para apuestas deportivas y juegos de azar ‘Bwin.com’, llamado anteriormente ‘betandwin.com’, ha decidido retirarse del mercado de Estados Unidos debido a una nueva ley que prohíbe en ese país las apuestas en la red electrónica.

Así lo informa la televisión pública austríaca ORF, donde se recuerda que el presidente estadounidense, George W. Bush, firmó el viernes una modificación de la ley vigente en la materia, que ahora prohíbe a las empresas de tarjetas de crédito aceptar pagos para los operadores de páginas de apuestas en Internet.

Otra de las grandes compañías, 888sport.com Holdings, anunció hace semanas la suspensión indefinida del servicio a sus clientes en EEUU.

«Tras un amplio análisis y asesoramiento jurídico», la sociedad ‘Bwin.com’, que cotiza en la Bolsa de Viena, decidió que, de forma inmediata, ya no aceptará a ningún cliente estadounidense para las ofertas de juego con dinero», según un comunicado del portal.

La industria de apuestas por internet factura globalmente alrededor de 12.000 millones de dólares. El volumen de negocios de la empresa se reducirá previsiblemente en unos 20 millones de euros trimestrales, cerca de la quinta parte de su facturación.

Bwin.com‘, uno de los líderes europeos en el negocio de las apuestas deportivas que no había entrado en este campo en EEUU, sino sólo en el de los juegos de azar, estimó demasiado alto el riesgo de una persecución penal de las autoridades estadounidenses.

Ultimamente, la empresa ha encontrado resistencia jurídica en otros países, como Francia, donde el mes pasado fueron arrestados dos copresidentes de la empresa cuando iban a presentar su patrocinio del club de fútbol AS Mónaco, y procesados por delito de atentado contra el monopolio del juego.

Varios clubes de fútbol europeos como el Real Madrid, PSV y Oporto, y jugadores de fama mundial como Raúl, Zidane, Beckham y Ronaldo, han presentado una demanda ante un tribunal de Lieja (Bélgica) contra ‘Bwin.com’, que entre otros patrocina al Milán y al Werder Bremer, así como a otras seis empresas de apuestas, por presunto uso ilegal de su imagen.