La crisis financiera ha alcanzado los negocios de apuestas en Irlanda, donde según un informe realizado por la firma económica Bloomberg, una quinta parte de las mil 300 casas cerrarán sus puertas.
El ambiente económico en dicho país europeo no ha sido muy atractivo en los últimos meses, ya que según pronósticos el Producto Interior Bruto (PIB) podría contraerse este año cerca de un 6 por ciento y las previsiones de paro apuntan a un incremento del desempleo hasta el 15 por ciento a finales de 2010.

A pesar de tener diez años de continuo crecimiento, Irlanda se ha convertido en la primera nación de la denominada euro zona en entrar en recesión.

Otro aspecto económico es que a pesar de que los irlandeses son grandes consumidores de bebidas alcohólicas, las ventas en los bares cayeron un 10 por ciento el año pasado, según la oficina de estadísticas de ese país.

Paddy Power, la casa de apuestas más grande de capital irlandés, también está anunciado resultados negativos, debido a que el promedio de participación en sus locales se redujo en un 3,4 por ciento el año pasado.