El máximo ejecutivo de Sportium, segundo consorcio en conseguir la autorización para operar varios locales de apuestas en Madrid, pidió legalizar el negocio de los juegos de azar y con ello evitar la competencia de forma ilícita.
“Mientras nosotros pagamos impuestos en España y estamos sometidos a los controles, estas empresas operan sin control y sin impuestos”, explicó Pablo Alcalá, directo general de Sportium.

Asimismo manifestó que actualmente su empresa oferta apuestas presenciales, las cuales se pueden realizar en cada uno de sus puntos de ventas, ya sea con la asistencia de un representante o través de las terminales presentes en cada uno de los establecimientos.

Desde que iniciará operaciones el pasado 7 de mayo, Sportium ha logrado instalar doce tiendas alrededor de la Comunidad de Madrid, diez de ellas tan sólo en la capital española.