La casa de apuestas británica Ladbrokes, decidió suspender los planes de construcción de una serie de casinos en Gran Bretaña, después que el gobierno de ese país decidiera cambiar el lugar en donde se construirían originalmente estas las edificaciones.
El ministro de cultura, James Purnell, fue el responsable de hacer el anuncio, donde se rechazaba el primer proyecto de un “súper casino” en la ciudad de Manchester, al noroeste de Inglaterra.

En cambio se otorgarán permisos para llevar a cabo ocho casinos grandes y medianos, decisión que al parece no entra dentro de los planes de los directores de Ladbrokes, quienes han decidido retirar su candidatura para dirigir uno de estos complejos.

De manera oficial la firma de apuestas expresó mediante un comunicado, que la razón principal de su retiro fue producto de que el lapso de tiempo requerido para generar un ingreso suficiente con respecto al gasto de capital sería demasiado largo.

Mientras que el diario Financial Times reportó que la decisión de Ladbrokes fue determina en mayor parte por el cambio de postura respecto a cómo se iba a realizar en primera instancia este proyecto.