EFE – Barcelona – 03/08/2005 Miapuesta, denunciada ante los tribunales por una asociación de ludópatas que pide que se prohíban sus servicios, recuerda hoy que su web permite a los usuarios con problemas de adicción al juego aplicarse la prohibición de acceder a la página, como ocurre con la entrada a los casinos o bingos convencionales. La denuncia decía que estas empresas suelen encuentran en paraísos fiscales, ante lo que Miapuesta.com señala que su compañía matriz se encuentra en Londres.
La Asociación Centro Catalán de Adicciones Sociales (ACENCAS) presentó el pasado 21 de julio una denuncia ante la fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para pedir la ilegalización de las casas de apuestas que operan en España a través de Internet y la prohibición de publicitar dichas empresas a través de los medios de comunicación españoles.

Entre los argumentos de la denuncia se encuentra el hecho de que, según esta asociación de ludópatas, «no es posible realizar una autoprohibición de acceso a las salas de juego por parte de las personas afectadas», a diferencia de lo que ocurre con los juegos reglados en España, como los bingos y los casinos.

Pero Jordi Muro, director de operaciones de Miapuesta, explica hoy que se puede aplicar la autoprohibición de acceso a su página «simplemente solicitándolo con el envío de un correo electrónico» y que la información sobre el procedimiento que seguir «se encuentra expuesta de forma clara y concisa mediante un enlace presente en la portada de la web».

Paraísos fiscales La denuncia de ACENCAS también hace referencia a que este tipo de empresas que operan por Internet se encuentran en paraísos fiscales, por lo que «no devengan los impuestos correspondientes a la hacienda publica ni ofrecen ninguna garantía a los jugadores en caso de tener que realizar alguna reclamación a través de los tribunales españoles».

En este sentido, el director de operaciones de Miapuesta.com ha precisado que la empresa a la que representa es subsidiaria de Miapuesta, compañía pública cotizada en el AIM de la Bolsa de Valores de Londres «y es el Reino Unido el país en el que tributa impositivamente».

Muro señala que los usuarios de Miapuesta.com reciben sus premios en su país de residencia, siempre de forma nominal, «por lo que bajo ningún concepto se eximen controles o responsabilidades fiscales».

El directivo de Miapuesta considera que en lugar de intentar evitar la consolidación de estas casas de apuestas electrónicas, que ofrecen un modalidad de juego, hay que lograr «un marco legal que ofrezca plenas garantías y que evite la aparición de operadores fraudulentos». Y pone de ejemplo a Cataluña y Euskadi, cuyas administraciones ya trabajan en una legislación que permitirá la concesión y control de licencias de las empresas de juego por Internet, como ya ha ocurrido en otros países.