EFE – Barcelona – 02/08/2005La denuncia presentada por ACENCAS exige además que se prohíba la publicidad de estas empresas en los medios españoles.

La Asociación Centro Catalán de Adicciones Sociales (ACENCAS) ha presentado una denuncia ante la Fiscalía para pedir la ilegalización de las Casas de apuestas que operan en España a través de Internet y la prohibición de publicitar dichas empresas a través de los medios de comunicación españoles.

La denuncia va dirigida concretamente contra Betandwin.com y Miapuesta.com, «empresas cuya sede fiscal se encuentra ubicada en paraísos fiscales (Gibraltar e Islas Barbados)» y que, por tanto, «no ofrecen ninguna garantía a los jugadores en caso de tener que realizar alguna reclamación a través de los tribunales españoles».

ACENCAS argumenta además que las cantidades recaudadas por estas Casas de apuestas «no pasan por ningún control fiscal» en nuestro país «ni devengan los impuestos correspondientes a la Hacienda pública». También solicita que se prohíba a los medios de comunicación que «apoyan» a estas Casas de apuestas «publicitándolas diariamente» que continúen con esta práctica.

La asociación alerta a la Fiscalía del «alto poder adictivo» de este tipo de juegos, «de respuesta prácticamente inmediata y continuada» y de que, a diferencia de los juegos reglados en España, como los bingos y los casinos, «no es posible realizar una autoprohibición de acceso a las salas de juego por parte de las personas afectadas».

Según Francesc Perendreu, presidente de ADENCAS, en España hay actualmente unos 100.000 ciberapostantes, «a menudo personas muy jóvenes que se dedican a jugar exclusivamente a través de Internet». Perendreu entiende que esta modalidad de juego, que se desarrolla en marcos legales confusos y no regulados por los Estados, es «una de las principales amenazas en cuanto a juego patológico con la que se enfrentan los adolescentes hoy día» y «el refugio perfecto para que aquellos jugadores patológicos adultos que están en las listas de acceso autoprohibido a los casinos y bingos se puedan saltar la ley impunemente».