La justicia de Holanda advirtió, aunque no quiso revelar nombres de las empresas, que está observando de cerca las operaciones de las Casas de apuestas internacionales, entre las que se especula podría estar la gigante del sector con sede en la Isla de Malta, Unibet.
“Se ofrece a los holandeses la oportunidad para apostar, aunque los ofertantes no tienen un permiso. Eso está prohibido en Los Países Bajos», afirmó el ministro de justicia, Wim van der Weegen.

También han sido advertidas tres emisoras de televisión, entre ellos RTL y Veronica, por supuestamente trasmitir publicidad referente a la actividad del póquer o programas patrocinados por ellos.

“Estamos sorprendidos, porque no hacemos algo mal”, expresó el productor de seis programas de este tipo, Laurens Woldberg, quien además agregó «producimos programas dentro la directiva de la ley. En nuestros programas no se juega por dinero. Si en los programas de póquer se hace referencias al los webs de juegos, pero son webs en que se juega sobre puntos y no por dinero real».

Las firmas de juegos de azar online también se defienden afirmando que operan bajo el artículo de “Libertad de Mercancías”, derecho contemplado en el tratado de la Unión Europea, y que rige en los países bajos.