Codere, firma de apuestas de origen español, podría cambiar de manos ya que la familia Martínez Sampedro, principal grupo accionista, ha puesto a la venta la totalidad de su participación en la compañía que asciende al 71 por ciento del capital.
El representante de la familia José Antonio Martínez Sampedro, envió un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, donde explicaba que han decidido vender su participación.

Esto provocado mayormente, al no haber podido hacer frente al segundo pago del 41 por ciento del capital que compró en marzo de 2006 a los antiguos accionistas de la compañía, los hermanos Jesús y Joaquín Franco.

En la actualidad ambas familias han iniciado un proceso de venta de las acciones, manteniendo contactos para evaluar la situación, y evaluar las posibles alternativas del eventual desarrollo del proceso de venta.