Los planes del gobierno del Reino Unido de crear un impuesto a los jugadores que acceden a los portales de apuestas en línea, provocaría una reducción considerable del consumo y la quiebra de los pequeños operadores según un estudio ordenado por williamhill.
Este trabajo investigación llevado a cabo por la la firma de contabilidad Deloitte, concluye que si el gobierno aprueba una carga impositiva del 10 por ciento a las operaciones, el 27 por ciento de los ingresos corrientes se dirigirán a fuentes no reguladas.

Deloitte determinó que una tasa impositiva del 15 por ciento en el impuesto traería tan solo 116 millones de libras, después de ajustar para una caída de 57 a 76 millones de libras.

También advierte que los operadores más pequeños, que representa hasta un 13 por ciento de las apuestas en línea del Reino Unido, podrían desparecer. Esta cifra se eleva a «aproximadamente el 40 por ciento de la industria con una tasa del 15 por ciento», sugiere la investigación.

El informe añade que sería un efecto en cadena sobre los ingresos de las compañías de apuestas y los gastos de marketing, llegando a los impuestos de sociedades y el patrocinio deportivo.