Ejecutivos de la prestigiosa firma de apuestas inglesa Williamhill, anunciaron la conclusión de las conversaciones con los directivos del club de fútbol español, Málaga, decidiendo por “mutuo acuerdo”, suspender de manera inmediata el acuerdo de patrocinio que existía entre ambas identidades.
La firma de juegos de azar con sede en Gibraltar, había alcanzado en agosto pasado un pacto de tres años para patrocinar la parte delantera de la camiseta de este equipo, además de algunas locaciones del estadio de La Rosaleda.

Sin embargo el nuevo propietario del equipo, el jeque Abdullah Bin Nasser Al-Thani, se opuso alegando que el juego viola las leyes del Islam.

Al-Thani, miembro de la familia real de Qatar, adquirió el club español en junio por 10,5 millones de euros, convirtiéndose en el primer propietario extranjero de la Liga.