Las casas de apuestas de Nevada reciben más dinero que nunca, pero sus ganancias se desploman.

Se caen las ganancias en William Hill y otras casas en Las Vegas luego del partido del Súperbowl

A los sitios de apuestas de Nevada no les fue bien con el pasado Super Bowl, y es que aplastaron su récord anterior en cuanto a dinero recibido, pero las ganancias netas fueron las más bajas en diez años.

El lunes cinco de febrero, la  Comisión de Control de Apuestas de Nevada reveló que las casas de apuestas con licencia estatal recibieron casi 160 millones de dólares en apuestas por el Súper Bowl, una cifra veinte millones de dólares más alta que la del año pasado, la cual fue récord en su momento.

Esta marca se ha superado en cuatro de los últimos cinco años, y ha superado los 100 millones de dólares cada año desde el 2014.

Lo malo para las casas de apuestas es que apenas ganaron $1.17 millones de dólares, cifra que palidece junto a los $10.9 millones de dólares que se embolsaron el año pasado. Igual siempre es preferible ganar poco que perder, tal como pasó en el 2008, cuando el saldo negativo fue de $2.5 millones de dólares.

El golpe llegó por el lado de los apostadores que le pusieron dinero a que el marcador final terminaría con más de 48 puntos y por quienes apostaron a que los Eagles ganarían el juego.

Hubo cinco apuestas de por lo menos un millón de dólares, de las cuales cuatro eran a favor de Philadelphia, incluyendo una de tres millones hecha en el MGM Grand a finales de enero.

La versión estadounidense de William Hill aceptó dos de esas apuestas de un millón de dólares, y un alto ejecutivo de la empresa le confió a un medio de comunicación que su negocio sufrió pérdidas de varios millones de dólares ese día, incluyendo $3.2 millones a manos del infame “Apostador X” que registró grandes ganancias en la pasada Serie Mundial.

De hecho el mismo directivo de William Hill reveló que el apostador anónimo puso dos apuestas diferentes de a millón de dólares a través de la aplicación móvil del sitio de apuestas, aunque tuvo que hacer transferencias bancarias para completar las apuestas.

El alto puntaje con el que terminó el partido le dio duro a las “prop bets” de la mayoría de las casas de apuestas, incluyendo Westgate Superbook. Uno de sus directivos reveló que su sitio sufrió grandes pérdidas en este tipo de apuestas. Según los medios deportivos nacionales, Boyd

Gaming, CG Technology, Station Casinos y Wynn Resorts también perdieron dinero en el llamado Súper Domingo, la que se salvó fue Caesars Palace, con saldo positivo de siete dígitos gracias a apuestas de último minuto a favor de un regreso

de los Patriots.  A diferencia de lo que pasó en Las Vegas, los sitios de apuestas en Europa tuvieron buenos dividendos. Sitios como Ladbrokes contaban con un triunfo de los Philadelphia Eagles, de hecho una ejecutiva de la empresa manifestó que una victoria de los Pats hubiera sido mala para ellos.

Hablando de malos resultados, el alcalde de Portland en el estado de Maine, honrará la apuesta que hizo contra el alcalde de la ciudad que lleva el mismo nombre, pero en el estado de Pennsylvania; la cual consiste en que el perdedor se rapará la cabellera.

El alcalde Ethan Strimling apoyó a los Patriots y quedó en llamar a su contraparte en Pennsylvania para pagar la apuesta.