Iniciado por el escándalo de soborno a árbitros del futbol aleman para manipular los resultados de los encuentros de fútbol (el “caso Hoyzer”) en enero de 2005, algunos miembros de la EBA fundaron la Asociación Europea de Seguridad del Deporte (ESSA) por sus siglas en inglés, una organización sin fines de lucro que suministra información a los reguladores deportivos de cualquier patrón de apuestas irregulares o de abuso de información privilegiada de apuestas.

El propósito de ESSA es ser una organización libre de reglamentación con su propio código de práctica, que todos los miembros se comprometan a cumplir y que tenga poca burocracia, pero que establezca un sistema temprano de alerta que señale “patrones irregulares de Apuestas”, que luego sean presentados a los reguladores deportivos como una solución rápida y presentable para evitar más escándalos de manipulación y contribuir a que los deportes estén limpios y libres de la corrupción.

ESSA ya ha puesto en práctica un sistema de alerta rápida entre sus miembros que destaca todo patrón irregular de apuestas o de abuso de información privilegiada dentro de cada una de las apuestas deportivas, y si alguna información es clasificada como “positiva” esta será remitida de inmediato a los reguladores deportivos, y si después se considera necesario adoptar medidas legales contra cualquier grupo o personas dentro de un deporte ESSA entonces coopera con las autoridades para ayudar a nuevas investigaciones dentro de esa autoridad deportiva.