La información aquí expresada está basada únicamente en las expresiones y experiencias personales de los usuarios, no de Centroapuesta.com. por lo que no son informaciones emitidas por las casas de apuestas ni puede considerarse como una información oficial.

7 puntos que debes conocer de ti mismo al apostar

Inicio Foros Productos Deportes Estrategias de Apuestas Generales – Apuestas Deportivas 7 puntos que debes conocer de ti mismo al apostar

  • DonRamon
    Participante
    marzo 26, 2018 a las 9:14 am

    Con las apuestas deportivas, como con todo en esta vida, es importante marcarse objetivos.

    Si no lo haces al plantearte tus apuestas, el asunto se te puede acabar escapando de las manos. Se empieza por apostar a diario; acto seguido se aumenta el valor de las apuestas para recuperar lo perdido; más tarde se empieza a caer en apuestas impulsivas y, al final, el asunto pasa a convertirse en algo muy desagradable.

    Teniendo este escenario en mente, dediquemos unos minutos a conocernos a nosotros mismos.

    Perfil de riesgo
    ¿Quién soy yo para decirte cómo tienes que apostar y dónde hacerlo?
    Tienes razón, yo solo puedo sugerirte ideas, no darte órdenes acerca de lo que debes hacer. No hay consejos seguros acerca de cómo debes apostar; depende, entre otras cosas, de tu perfil de riesgo.

    Y por tanto, solo obtendrás respuestas adecuadas a tu personalidad cuando conozcas tu perfil de riesgo.

    Un apostante que quiera ganar mucho dinero, tomará con frecuencia el camino del riesgo, apostando a candidatos (outsiders) y arriesgando grandes sumas de dinero.

    En el polo opuesto, se sitúa el apostante que se contenta con hacer un 10% de beneficio.

    Este último tiene un perfil bajo de riesgo, posicionando sus pequeñas apuestas sobre favoritos fiables que no pagan grandes premios.

    Corto plazo o largo plazo
    Esta es una de las principales decisiones que tendrás que tomar: ¿apostar a largo o a corto plazo? Si apuestas a largo plazo, probablemente te inclines por los outsiders, con escasas probabilidades de victoria. De esa forma, sabes que no ganarás muchas veces, pero cuando lo hagas, ganarás una buena cantidad porque los outsiders dan grandes premios.

    La pregunta en este caso es: ¿Tendrás la paciencia suficiente para esperar por el outsider? ¿O perderás esa paciencia en algún momento y cambiarás de estrategia?

    El apostante a corto plazo se inclinará más por los grandes favoritos a precios bajos, y con frecuencia haciendo grandes apuestas.

    Se dará cuenta de que gana con frecuencia, y que, cuando lo hace, recibe pequeños premios y alguna que otra pérdida. Y así una y otra vez.

    Esto es debido al miedo que las casas de apuestas le tienen a los favoritos, su valor en premios suele ser bajo debido a que los corredores les conceden muchas posibilidades de victoria y por tanto, tendrán que soltar una gran cantidad de dinero para pagar a todos los que apuestan por ellos.

    En otras palabras, se obtiene menos valor al apostar a favorito, ya que no ganan con tanta frecuencia como señalan los precios ofrecidos por las casas de apuestas.

    Modus operandi

    A algunas personas, les atrae la idea de apostar para tener un poco de emoción mientras ven un encuentro de fútbol televisado o cualquier otro evento deportivo.

    Está muy bien. No les preocupa demasiado ganar o perder, ya que se trata simplemente de echarle un poco de picante al acontecimiento.

    Esta gente no apuesta a diario, y tiene una relación distendida con el mundo de las apuestas.

    La cara opuesta de la moneda es esa otra gente que trata de ganar constantemente grandes sumas de dinero apostando; necesitan jugar con frecuencia, hacen apuestas baratas que los corredores manejan a la perfección, gestionan sus probabilidades de manera eficiente. Esta clase de apostantes no obtienen valor a largo plazo.

    Pero, ¿qué sucede cuando el apostante ocasional de pronto comienza a hacer dinero?

    Correcto, comienza a incrementar sus apuestas porque siente que está teniendo suerte o que se le da bien. Pero, tras esa buena racha, el dinero vuelve a evaporarse. No es otra cosa que el comportamiento humano. Pareciera que quisiéramos perder el dinero que habíamos ganado.

    Cuando ganamos, no somos capaces de parar para reconocer: “OK, estoy satisfecho”. No, estrujamos al límite y, de forma repentina, aparecen las pérdidas. Y cuando cruzamos dicho límite no parecemos estar dándonos cuenta de ello porque insistimos tratando de recuperar lo que perdimos. Comenzaste con 100€ y ganaste 500€. Un excelente beneficio.

    Pero en lugar de guardártelo, tensas la cuerda y, casi sin darte cuenta, has perdido 300€. Todavía tienes un beneficio del 200%, pero te duelen esos 300€ perdidos, así que sigues apostando sin guardarte esos bonitos 200€.

    ¿La consecuencia de ese comportamiento? Tu beneficio desaparecerá completamente en un abrir y cerrar de ojos.

    Es un proceso auto destructivo, pero se le puede hacer frente con un mínimo de auto disciplina.

    Disciplina
    Cuando ganes, procura no sentirte imbatible ni comiences a incrementar tus apuestas. Continúa comportándote como al principio, y recuerda que aunque parezca fácil ganar, es mucho más fácil perder lo que has ganado.

    Por supuesto que hay que tomar al vuelo las oportunidades cuando estás en racha, pero recuerda siempre lo fácil que es que la cosa se te vaya de las manos.

    Cuando toque perder, no caigas en la tentación de cometer actos irracionales, tales como incrementar dramáticamente las apuestas, cambiar de estrategia, apostar en más partidos, etc.

    Si tu estrategia funcionó en el pasado, volverá a hacerlo, se trata tan solo de tener disciplina y paciencia.

    A veces tendrás una mala racha, entonces será el momento de agarrarte a tu sentido de la disciplina. O quizás sea el momento de alejarte una temporada, dedicar un tiempo a otras cosas y volver más tarde con la mente despejada.

    Tiempo
    ¿Dedicas tiempo a recopilar información acerca de los protagonistas de los eventos deportivos o simplemente apuestas tu dinero para pasar un rato emocionante?

    Analiza la cantidad de tiempo que le dedicas a esta actividad y actúa en consecuencia.

    Dinero
    ¿Cuánto dinero tengo a mi disposición? ¿Cuánto dinero puedo perder? No juegues nunca con dinero prestado, ni utilices para apostar ese dinero que necesitas para mantener tu casa, pagar tus facturas o dedicarlo a cosas más importantes que las apuestas deportivas.

    Recuerda que puedes perderlo todo. Márcate un objetivo, recoge beneficios cuando lo hayas alcanzado y vuelve a empezar. Por ejemplo, si empiezas con 100?, señálate un objetivo de 500?; si lo alcanzas, retira 400 y vuelve a empezar con los 100 iniciales.

    De esta forma, recogerás los frutos de tu trabajo en dinero real, y no como un apunte virtual en el sitio web de tu corredor de apuestas.

    Interés natural
    ¿Estás interesado de verdad en el mundo de los deportes o te mueve únicamente la posibilidad de obtener un beneficio? Si te gusta el deporte, es mucho más fácil permanecer informado acerca de lo que está pasando y sacarle partido ante tu corredor.

    Si sientes que todo esto se ha vuelto aburrido y ya no te divierte, seguramente haya llegado el día de dejarlo. No apuestes por el mero hecho de hacerlo, cuando la motivación desaparece, hay grandes posibilidades de que pierdas el interés, la paciencia y finalmente…, tu dinero.

Viendo 1 publicación (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.