Los Dallas Cowboys buscan recuperarse al visitar a los Minnesota Vikings en un partido, viendo los récords de victorias y derrotas de cada equipo (2 y 7 para los Cowboys, y 4 y 5 para los Vikings), que pudiera catalogarse como parejo.

Pronósticos Minnesota Vikings vs Dallas Cowboys

Pero, los Vikingos llevan ya 3 triunfos al hilo y desde que llegaron a estar 1 y 5 son un equipo totalmente diferente y se han colocado muy por encima del nivel de un equipo como los Cowboys.

Esta realidad la reconocen las casas de apuestas, por lo que dan como favorito a los Vikings con una cuota de 1.30. Los Cowboys se quedan con una de 3.70 con la ilusión de salir del hoyo en el que se encuentran tras acumular 4 partidos en línea con derrotas.

No será tarea fácil, pero deberán aprovechar el posible regreso de Andy Dalton como mariscal titular luego de superar sus problemas por lesión y por Covid-19.

Los Vikings están en racha

La ofensiva ha recuperado gran parte del nivel que los llevó a ser protagonistas en la NFC durante la campaña pasada.

Ello gracias al papel de Dalvin Cook y al sistema del ataque terrestre que han implementado, pues le permite a Kirk Cousins jugar con más tranquilidad y encontrar objetivos vía aérea como el novato receptor Justin Jefferson. Si bien su defensa no tiene aún el nivel que mostraron en 2019, debería bastar para frenar la ofensiva de los Cowboys.

Cook alcanzó 489 yardas en sus primeros 6 juegos, promediando 81.5 yardas por juego, pero en los últimos 3 partidos acumuló un promedio de 155 yardas por partido para un total de 465 en los tres juegos.

Es un cambio fundamental para pensar en un lugar en los playoffs a pesar de su muy mal arranque. A favor de ellos también estará el hecho de que los Cowboys permiten 157 yardas en promedio por tierra, son el segundo peor equipo en ese rubro.

Duelo de ofensivas terrestres

La clave del partido pasará por el juego terrestre de ambos conjuntos, aunque para los Cowboys será por razones diferentes.

La explosividad de su juego aéreo, algo que los colocó como una de las ofensivas más productivas en las primeras semanas, se ha visto muy disminuido por la dura lesión de Dak Prescott y por ello dependen más de un buen juego por tierra.

Sin embargo, las esperanzas que tenían en Ezekiel Elliott, uno de los mejores corredores hasta el inicio de esta temporada, se han ido esfumando.

En los primeros 5 partidos, Elliot promedió 89 yardas por tierra por partido, pero luego de su disputa contractual solo corrió para más de 60 yardas en un partido, números que dejan por tierra las esperanzas de su equipo, ¿podrá recomponer el camino?

Contenido relacionado