A buen seguro que ninguno de los dos equipos esperaba realmente llegar a esta fase con los resultados de una fase previa que ha sido un nicho de sorpresas. Grecia llega realmente acuciada con un 0-2 a esta fase que la condiciona enormemente, más si el primer partido es ante España, que tras su tropiezo con Eslovenia llega con un 1-1 que tampoco le permite relajarse.

Los griegos empezaron muy bien el Torneo y apuntaban a ser el único equipo sólido de entre los favoritos tras los patinazos a primeras de cambio de Francia y España, pero tras ganar holgadamente a Suecia, Rusia y Turquía, patinaron ante la revelación italiana y volvieron a tropezar con los finlandeses en lo que era un partido vital para pasar con al menos una victoria. El jugador referencia de los griesgo está siendo Spanoulis, que únicamente ha jugado 3 encuentros, perdiéndose el de Italia, y creo que jugando mermado el de Finlandia ante la importancia del encuentro. Desde luego sin Spanoulis en plenitud Grecia es mucho menos. Los puntos se están repartiendo mucho en el equipo con Bourousis como bastión (11 puntos y 5 rebotes de media) y Zisis al mando (11 puntos y más de 5 asistencias de media). El resto ayudan, Perperoglou, Sloukas, Papanikolau, Mavrokefailidis están en los números que deben, quizás el problema principal sea que los Printezis, Fotsis o Bramos están aportando mucho menos de lo que cabía esperar de ellos.

España se está destacando por su intensidad defensiva que tapa la ausencia de ideas en ataque en muchos momentos y la absoluta dependencia del juego exterior del equipo donde descansa el poderío del equipo, Rudy, Rubio, Rodríguez, Calderón y Llull son las piezas que funcionan desde fuera y la amenaza de Marc desde dentro. Por contra triste el papel del resto del roster, donde Claver ve cada vez más disminuido su papel porque su rendimiento está siendo bastante flojo, algo que se puede predicar de Mumbrú, San Emeterio, Aguilar, Rey o Gabriel, aunque sí hay que destacar su buena aplicación en tareas defensivas.

Las cuotas dan favoritos a los españoles y de largo:

Grecia: 3.10

España: 1.35

Creo que se justifican en que es un partido importante, los griegos han dado muestras de cierta endeblez y además el estado de Spanoulis no es el idóneo, aunque a buen seguro jugará y nos dará problemas, aunque es cierto que nuestra mejor línea es precisamente la que le va a enfrentar. Salvo que España no salga concentrada desde el inicio lo normal es una victoria y ahí el handicap España -6 @ 1.95 stake 5/10 puede jugarse confiando en que el equipo defensor del título mantenga su intensidad defensiva.