Lo cierto es que de cualquier selección británica de fútbol se puede esperar un rendimiento medio, pero en este caso la fase de clasificación que está llevando Gales se puede catalogar como más bien floja. Y ello es así porque empezaron fatal con derrotas 0-2 ante Bélgica o el contundente 6-1 que le endosó Serbia, mientras que Croacia también ha sido capaz de ganarle los dos encuentros, su rendimiento sólo ha mejorado con las dos victoria obtenidas ante su rival regional Escocia. ¿Cabe esperar más de Gales? Pues lo cierto es que no, pese a contar con un crack como Bale el resto del equipo no acompaña demasiado, son jugadores curtidos en las competiciones británicas y eso siempre imprime carácter pero no son jugadores que tengan un papel no digo ya estelar sino simplemente importante en sus equipos por lo que realmente sus aspiraciones a nivel de selección son muy bajas, si ya estamos como es el caso presente eliminados, la cosa es simplemente probar, y no hay que olvidar que Bale viene de estar más de un mes parado pues andaba a la espera de la resolución del culebrón de su fichaje por el Real Madrid.
Enfrente Macedonia que tampoco es precisamente una selección peligrosa ha perdido todos los partidos menos un empate conseguido ante Escocia y una sorprendente victoria ante Serbia que sirve para complicar el grupo. Selección sin grandes nombres pero muy ordenadita y que no suele encajar muchos goles.
Las cuotas para el encuentro están así.
Macedonia: 2.40
Empate: 2.40
Gales: 3.40
En un partido como este donde ninguno de los equipos se juega nada es difícil apostar, la lógica nos lleva a pensar que los locales pondrán más en el encuentro al jugar ante su afición, pero eso ya lo han descontado las casas de apuestas y de ahí las cuotas que nos ofrecen. Cabe esperar que no se anoten muchos goles, pero precisamente por eso el under también está por los suelos, así que ante tales circunstancias lo más prudente parece dejar pasar el encuentro y esperar a ver si Bale juega, como parece previsible, y demuestra que su lesión de estos tiempos era únicamente su situación contractual.