Ambos cayeron en su presentación y otro paso en falso los dejaría fuera de la Copa del Mundo en la primera instancia.

Si bien la mayoría de los partidos se dio con una lógica razonable en cuanto a resultados, lo ocurrido el sábado pasado entre Uruguay y Costa Rica si dio que hablar. El conjunto sudamericano cayó por 3 tantos frente a 1 ante los Ticos en lo que parecía el duelo más accesible del grupo. Sin mostrar una clara idea de juego y con pocos remates al arco, los celestes hipotecaron sus posibilidades de pasar a octavos luego de esta dura caída.

Edison Cavani, quien anoto el único tanto del encuentro, y la incertidumbre acerca de Luís Suárez (máximo referente que se encuentra aun en recuperación) el conjunto charrua sabe que debe poner todo en la cancha y así buscar los tres puntos que vuelvan a poner a Uruguay a tiro de la clasificación.

La historia frente a equipos europeos no es favorable para Uruguay ya que acumula 44 años sin poder derrotar a un país del viejo continente. Los últimos resultados fueron en el Mundial 2010 con dos derrotas frente a Alemania y Holanda por 3-2, y apenas un empate ante Francia 0-0 en la fase de grupos.

Por su parte el equipo inglés siempre aparece como uno de los firmes candidatos a avanzar de ronda, desde 1998 que juegan los octavos de final.

Luego de una ajustada derrota frente a Italia por 2-1 el conjunto europeo debe aspirar a una victoria para llegar con posibilidades al último encuentro frente a Costa Rica. Una final anticipada será el duelo de este jueves para el propio Lampard; por esta misma razón el técnico analiza seriamente retirar del plantel inicial a Wayne Rooney de floja actuación y a la vez seguir depositando su confianza en el goleador Daniel Sturridge.

Frente a equipos sudamericanos, Inglaterra acumula una buena cantidad de partidos sin conocer la derrota por mundiales con dos partidos ganados y la misma cantidad empatados desde que volvió a jugar un torneo intercontinental en 1998.

Ambos equipos se vieron la cara dos veces en una Copa del mundo, la primera con victoria de Uruguay 4-2 en 1954 y un empate en 0 como local para los ingleses en 1966.

En un mundial donde los goles parecen ser moneda corriente con tan solo dos empates en 0, el marcador parece que no tardará en abrirse por las urgencias de ambos ya que el empate no favorece a ninguno de los dos y podría dejarlos afuera.

El conjunto europeo aparece como máximo candidato al triunfo en las apuestas pagando 2.05 por una victoria mientras que un triunfo charrua daría una ganancia de 3.40.

Análisis sumisnistrado por Santiago Squassi.