EFE. SHANGAI (CHINA). El italiano Alessio di Mauro, de 31 años, ha sido sancionado por la ATP con nueve meses de suspensión y una multa de 60.000 dólares, al encontrársele culpable de haber realizado apuestas sobre partidos de tenis.

El propio Etienne de Villiers, presidente de la ATP, comunicó ayer la noticia. Di Mauro se convierte así en el primer jugador sancionado por hacer apuestas sobre partidos de tenis, aunque el tenista, según palabras de su entrenador, Fabio Rizzo, al diario italiano `La Gazzetta dello Sport´, no lo hacía sobre sus encuentros, ni en los torneos en los que participaba.
Según de Villiers, «Di Mauro realizó 120 apuestas» durante el periodo entre el 2 de noviembre de 2006 y el 12 de junio de 2007. Las pruebas fueron presentadas por el encargado de la Unidad Anti Corrupción, Peter Bratschi.
«Si no tenemos un deporte limpio, no tenemos un deporte», comentó De Villiers, quien añadió que en la búsqueda de esta limpieza, la ATP había firmado en el 2003 un acuerdo con la empresa de apuestas por internet Betfair para compartir información sobre partidos sospechosos de ser amañados.
Di Mauro, de 30 años, tiene un récord este año de sólo cinco victorias y 10 derrotas. Sus ganancias se elevan a 89.264 euros, unos 130.915 dólares. Su mejor resultado ha sido alcanzar la final del torneo de Buenos Aires (tierra batida) en febrero, tras lo que logró su máximo ránking, el 68 del mundo.
Control total. El presidente de la ATP anunció que en la próxima reunión del comité de directores de la ATP, el día 15 de noviembre en Shangai, se debatirá una regla por la que se exigirá a los jugadores que comuniquen cualquier intento de amañar un partido en el que se hayan visto envueltos con menos de 48 horas tras haber sido contactados.
Di Mauro ha infringido, según la ATP el artículo C.1 del programa anticorrupción. La sanción comenzará a ser efectiva el 12 de noviembre de este año y finalizará el 12 de agosto del 2008.
De Villiers por su parte, afirmó taxativamente que el ruso Nikolay Davydenko, uno de los jugadores que están en el punto de mira de la ATP por las sospechas que han levantado algunas de sus actuaciones, «no estaba siendo investigado».
«Estamos haciendo lo máximo para preservar este deporte», continuó de Villiers, «pero no podemos estar las 24 horas del día detrás de un jugador ni vigilándole para evitar que alguien contacte con él. No obstante, estamos colaborando con los mejores especialistas para que hechos como estos no se produzcan», añadió el presidente de la ATP quien anunció que el próximo día 15 dará a conocer el nombre del responsable del programa Anticorrupción.