La policía autonómica desmanteló el pasado viernes un “casino” ilegal localizado en la Ronda Universitat de Barcelona, en el que se realizaba torneos de póker con la participación de más de 300 jugadores.
En el momento que los agentes asaltaron el salón, el cual estaba registrado como un club de ajedrez, habían 15 jugadores, cuatro de ellos eran profesionales con una amplia experiencia en casinos europeos y norteamericanos.

También se encontraron en el local 1.700 euros, fichas con valores diferentes para usarlas en los campeonatos de póquer, un ordenador y un proyector que reflejaba en la pared información relativa al número de jugadores, el valor de las apuestas y los premios de los ganadores.
Todos los apresados eran de nacionalidad española y sin antecedentes por juego ilegal.

La ley multa con 6.000 euros para los participantes en estas partidas ilegales y de hasta 600.000 euros para los organizadores y explotadores de locales que no tengan autorización.